El candidato a gobernador del frente que lleva el mismo nombre, Gustavo Saénz, cerró su campaña, luego de poco más de un mes tras las PASO. En su discurso, hizo referencia a la necesidad de que todos los espacios trabajen en conjunto y lograr que Salta salga del estancamiento estructural de hace años.

Con un discurso módico y sin atacar a sus rivales, Gustavo Sáenz cerró la campaña en la localidad de Rosario de la Frontera, al sur provincial. Allí, ante una multitud que lo acompañó, y junto a su equipo de trabajo, habló de la necesidad de terminar con las grietas que dividen al país: “yo he nacido en este país, y aquí también quiero morir, pero quisiera alguna vez verlo reír. Dejemos toda la ambición, el egoísmo y la maldad. Llegó la hora de darle un poco de paz”.

También volvió a remarcar la necesidad de limitar los mandatos de los gobernadores  e intendentes a dos períodos, a lo cuales considera una de las principales causas de la crisis en Salta. En ese sentido, expresó que “La fuerza me la dan los salteños y el maravilloso grupo que tengo, que no son los mismos de siempre. En mi recorrida por la provincia he visto a muchas personas acostumbradas a no tener agua, a no tener educación ni salud y a tener hambre. Y, cuando uno pregunta a dónde está el intendente, te dicen que no está. Y no está porque no les importa la gente”.

Además, no olvidó hablar de las polémicas denuncias de Sergio Leavy hacia su persona,  a las que consideró parte de una campaña en su contra: “he soportado estoicamente todos los agravios y calumnias porque el que nada hace, nada teme” dijo en relación al caso.

En conversación con FM Aries, dijo también que el domingo no habrá ganadores ni perdedores; que todos deben trabajar para mejorar Salta y que ganará quien decida la gente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here