Por la falta de obra pública y privada, muchas compañías se vieron obligadas a cerrar. Desde la Cámara Salteña de la Construcción cuestionaron que las mineras contratan empresas de afuera.

La parálisis de la obra pública producto de la crisis fiscal de los estados nacional, provincial y municipales, sumado al parate de la obra privada por la falta de inversión de las empresas y por la falta de crédito para viviendas, provocaron la caída estrepitosa de la actividad de la construcción en todo el país y pusieron en jaque a las empresas salteñas.

Según el presidente de la Cámara Salteña de la Construcción, Juan Carlos Segura, en los últimos tres años y medio 50 de las 70 compañías que eran socias de la organización dejaron de pertenecer. “Estimamos que unas 15 o 20 directamente cerraron, y el resto está con muy poca actividad, casi nada le diría, y prefirieron mantener una estructura reducida y achicar los gastos”.

Los cálculos que hace la Cámara Salteña de la Construcción coinciden con las cifras de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo, según las cuales desparecieron 18 empleadores en el rubro de la construcción entre mayo de 2017 y el mismo período de este año, que es el último dato disponible.

En medio de esta situación crítica, Segura se quejó de no poder aprovechar una de las pocas actividades económicas que crece en la provincia: la minería. “Ahora nosotros tenemos en el sector privado mucha actividad con los emprendimientos mineros que hay en la provincia, pero las empresas mineras están tomando muy pocas empresas locales, más que nada están trayendo empresas de Buenos Aires, algunas de Córdoba, otras de Jujuy”.

Si bien reconoció que no existe una legislación que obligue a las compañías mineras que operan en Salta a contratar proveedores locales, Segura lamentó que el Estado salteño no articule con las empresas para que esto se dé en la práctica. “Los proveedores locales no llegan a representar siquiera el 15 por ciento”, se lamentó el empresario de la construcción, y agregó que las mineras “no pagan nada, sacan el mineral, e instalan sus plantas y nosotros los salteños no vemos nada”.

La situación podría modificarse en caso de aprobarse la Ley de Promoción de Infraestructura Minera que tiene media sanción de la Cámara de Diputados y que exige a las empresas que se acogen a ese régimen la contratación de proveedores locales no inferior al 70 por ciento.

El secretario de Minería de Salta, Daniel Blasco, relató que tuvieron una reunión con la Cámara Salteña de la Construcción, con la delegación local de la Cámara Argentina de la Construcción, y con algunas mineras que operan en Salta, con la intención de que estas últimas puedan conocer a los proveedores locales. “Las empresas mineras conocen algunas empresas constructoras, pero no a todas, porque no todas se acercan o porque algunas tienen un perfil de obra pública y no un perfil para servicios mineros o industriales”, aseguró Blasco.

– ¿Pero no debería estar el Estado para garantizar que se contrate a empresas locales?

Nosotros a las empresas mineras en los permisos que les damos les exigimos que contraten mano de obra y todos los servicios locales posibles.

– ¿Pero se establece algún porcentaje mínimo de contratación de empresas locales?

No se establece ningún porcentaje.

– Entonces es subjetivo…

Si lo pensás porque no hay ningún número para controlar, sí.

– O sea que queda a merced de la buena voluntad de las empresas mineras…

Queda a la voluntad de las empresas en función de lo que necesiten, pero tienen que dar explicaciones cuando nosotros hacemos las fiscalizaciones. Cuando hacemos los controles, entre otras cosas, pedimos el listado de personal y el listado de empresas que están trabajando.

– De aprobarse la Ley de Promoción de Infraestructura Minera, ¿van a estar en condiciones de exigírselo?

Las empresas que quieran acogerse a esa ley van a tener que cumplir números objetivos.

Fuente: Salta 12

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here