Otra vez el Corredor de la Fe en la mira: se acerca el plazo para la culminación de las obras y todavía no se perciben avances.

El año pasado, el intendente Gustavo Saénz anunció una serie de obras, que incluyen la semipeatonalización de algunas calles del microcentro salteños. Entre esas obras, anunció la creación del  “Corredor de la Fe”, sito en las calles Juramento, entre España y Caseros.

Pero desde que se iniciaron las obras, a fines del año 2017, no ha habido más que quejas al respecto. La principal de ellas tiene que ver con los hundimientos que se produjeron escasos días después de finalizado un trecho de las obras.

En ese entonces, los funcionarios de Saénz se excusaron y dijeron que la responsabilidad era de la empresa que licita la obra, Premoldeados del Norte. Desde la empresa, por su parte, dijeron que la culpa de los hundimientos se debía a un retraso en obras de Aguas del Norte y Edesa. Mientras tanto, en el medio, los vecinos que sufren diariamente. Unos, que no pueden hacer uso de sus viviendas; otros, que son comerciantes y ven afectadas gravemente sus ventas.

Al día de hoy, la situación no es muy distinta. Según había anunciado el intendente Saénz, las obras debían ser inauguradas para comienzos de abril. Aunque ya aseguraron, desde la empresa y desde el mismo municipio, que los trabajos tendrán una demora, a vista de que todavía quedan tramos grandes para finalizar.

No sólo eso, sino que los vecinos, transeúntes y automovilistas que circulan diariamente por el lugar, presentaron quejas sobre nuevos hundimientos. Así, circularon por las diferentes redes sociales, imágenes y videos sobre los desplomes en el pavimento y adoquines del Corredor de la Fe.

A manera de excusa, y consciente de los perjuicios que esto les está generando no sólo a los vecinos de la zona, sino de las dificultades que trae para el tránsito, Gustavo Saénz dijo en algunos medios que “no se pagará por obras mal hechas”.  También se refirió a que “faltan muchas cosas para inaugurar las calles”, pero no cuestionó la designación de la empresa jujeña Premoldeados del Norte, ni mucho menos hizo referencia a que el municipio inicie las acciones correspondientes para asegurar una correcta finalización de las obras.

Mientras tanto, circular por la zona se hace cada vez más difícil; los vecinos, están cada vez más impacientes y no ven que esto vaya a tener una pronta solución.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here