Pablo González es el nuevo intendente electo de Orán, una de las ciudades más importantes del Norte. Al conocerse cuál será su gabinete, llamó la atención que los funcionarios tenían íntima relación y lazos con el intendente. El hombre es dueño de una de las clínicas privadas más importantes.

González se alzó con la intendencia de Orán en las últimas elecciones provinciales. Y como suele suceder muchas veces cuando se arman los gabinetes de funcionarios, se eligen nonmbres que no justamente destacan por su currículum, sino por ciertos lazos familiares o de amistad.

Este es el caso de Pablo González, que tiene relación directa con  Roberto Meri, es el yerno, que es uno de los empresarios  más reconocidos de Orán, que participa en la organización, por ejemplo, del famoso “Festi-Orán” y tiene en su haber una cantidad considerable de medios. Roberto Meri, además de ser el suegro de González, es dueño de una serie de boliches y locales comerciales que fueron allanados en el 2004 por irregularidades en la AFIP.

En ese combo de allanamientos quedó involucrado también Gustavo Astún, hermano del exdiputado provincial Marcelo Astún. Casualmente, en el nuevo gabinete de González, el apellido Astún se hace presente: Diego Astún, hijo del diputado, es el Secretario de Comunicación y Relaciones Institucionales.

Pero el entramado de personas cercanas el intendente dentro del gabinete no termina ahí. Pablo González es dueño de la importante clínica Güemes en Orán. Carolina Ceaglio, que se desempeña como secretaria en la clínica, es ahora la Secretaria de Hacienda de Orán, es decir, manejará los recursos del municipio.

La novedad es la Secretaría de Seguridad, motivada por las altísimas tasas de delincuencia, ligadas en la mayoría de los casos al tráfico de drogas, que tiene a todo Orán bajo una situación que se vuelve cada vez más insostenible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here