18.1 C
Salta
domingo, febrero 25, 2024

Estudios indican que los desmontes influyen en la proliferación de graves enfermedades

Durante la semana del Medio Ambiente, se realizaron diversas actividades en la provincia, que tuvieron como foco las múltiples investigaciones académicas acerca de la cuestión ambiental. Entre ellas se situó la del biólogo José Gil, que relacionó los desmontes ilegales con la proliferación de leshmaniasis y de hantavirus.

El 5 de junio se celebró el Día Mundial Del Ambiente, y en ese marco, en varios puntos se desarrollaron charlas con el objetivo de avanzar en los derechos que aseguren un verdadero cuidado de los recursos naturales. Este tema en especial tiene verdadera incidencia en Salta, dado que hay denuncias en varios puntos de la provincia sobre el saqueo de los recursos para favorecer intereses privados.

El biólogo José Gil es investigador del Conicet y en una de sus ponencias expuso acerca de cómo los desmontes ilegales han tenido una influencia, claramente negativa, en la proliferación de dos enfermedades graves como lo son la leshmaniasis y el hantavirus.

Orán sigue siendo de los departamentos que registran cifras altísimas de infectados por esas enfermedades.

En el caso de la leshmaniasis, se trata de una enfermedad con el abandono como aliado y la pobreza y falta de recursos como compañeros. Sus pacientes se infectan a través de la picadura de hembras de insectos del género lutzomia y de la especie de los flebótomos. La enfermedad tiene cuatro formas de presentación que dependen de la especie parasitaria y del sistema inmune del paciente. Es endémica en 98 países de tres continentes diferentes, con más de 310 millones de personas en riesgo de contagio y 12 millones de casos en el mundo. En América es endémica en los países Brasil, Bolivia, Nicaragua y Perú. También, en sus zonas fronterizas. A pesar de sus dimensiones, todavía no tiene cura.

En una nota publicada en el diario El País en mayo de este año se da cuenta de las investigaciones de otro especialista, que utiliza a Orán como referencia de los focos más críticos de concentración de la enfermedad. Textualmente el diario decía que “El médico Marcelo Omar Quilpidor arranca su conferencia con un mapa de Orán, la región al norte de su país en la que trabaja desde hace 12 años. Llegó recién licenciado en Medicina con la especialidad en enfermedades infecciosas para sustituir a un médico que renunciaba a su puesto. “Al principio me aburría”. Debía arrancar de cero en un hospital que atiende a 140.000 habitantes de una amplia región sitiada por la selva y él, paralizado, no sabía por dónde empezar. “Ahora me falta tiempo para continuar con todas las líneas abiertas en torno a la investigación, docencia y asistencia”.

Otras notas publicadas en medios locales narran el aumento de los casos que se dieron en el norte salteño. Quilpidor comenzó solo en el Hospital San Vicente de Paúl de Salta, pero ya cuenta con el apoyo de otros 23 médicos más de la región, reunidos en torno al Instituto de Enfermedades Tropicales de la Universidad Nacional de Salta. “El no estar solo en esta batalla te ayuda a ilusionarte con cada caso porque sabes que va a ayudar a muchos otros a salvar vidas del abandono”, le contaba al diario El País.

Por otra parte, el hantavirus se trata de una enfermedad viral aguda grave, que se transmite por ratones de campo a través de su saliva, heces y orina. La causa más frecuente de transmisión es cuando se respira en lugares donde los ratones infectados, a través de sus secreciones, contaminaron el ambiente con el virus Hanta.

Los síntomas del hantavirus pueden confundirse con un estado gripal, con presencia de fiebre, dolor muscular, escalofrío, dolor de cabeza. Estos síntomas pueden acompañarse con náusea, vómito, dolor abdominal y diarrea.

Posteriormente puede haber dificultad respiratoria con serias complicaciones. Ante la presencia de alguno de estos síntomas se debe acudir de inmediato al médico.

En el año 2017, se registraron en Oran casi 30 casos de esta enfermedad, por la cual dos personas perdieron la vida.  En el año 2016 fue similar, aunque las muertes ascendieron a seis.

En este año las cifras no fueron más alentadoras. Los médicos del hospital San Vicente de Paul, aseguraron que hay una relación directa entre los desmontes y la aparición de estas enfermedades, puesto que destruyen sus hábitats y los animales migran hacia zonas pobladas.

Si bien las investigaciones siguen, los investigadores no tienen dudas acerca de la cuestión, por lo que se suman al reclamo de varios sectores de terminar con los desmontes ilegales.

Más Leídas
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí