11.4 C
Salta
viernes, junio 21, 2024

Facilitadores bilingües desmienten a Mangione: “Alguien le está metiendo tonterías en la cabeza”

Trabajadores que se desempeñan en hospitales del norte provincial aseguran que faltan insumos y personal, y cuestionaron los dichos del Ministro de Salud respecto a que sus compañeros “no iban a trabajar”.

En los últimos días se conocieron declaraciones públicas del ministro de Salud, Federico Mangione, quien afirmó que tras arribar al Ministerio detectó la existencia de facilitadores interculturales bilingües que desde hace dos años “no iban a trabajar”. Las versiones generaron malestar y fueron desmentidas por integrantes de comunidades indígenas, particularmente por quienes integran la Unión Autónoma de Comunidades Originarias del Pilcomayo (UACOP), desde donde impulsan también una denuncia por discriminación en contra de autoridades del Ministerio de Educación.

“Las dos compañeras a las que les llegó la notificación venían trabajando todos los días, ellos no pueden hablar así. El Ministro está hablando una tontería, debe ser que alguien le está metiendo tonterías en la cabeza”, aseveró un trabajador que se desempeña en el hospital Juan Domingo Perón de Tartagal.

“Los facilitadores somos un nexo entre los pacientes y los profesionales. Si no están los facilitadores, ni el médico ni los enfermeros podrían hacer nada”, remarcó sobre la situación otro trabajador que se desempeña en el hospital de Santa Victoria Este, quien pidió resguardar su identidad por miedo a represalias.

Según contó, en una ocasión fue sumariado y no pudo cobrar sus magros haberes (130 mil pesos mensuales, estando aun hoy a la espera de su contrato) durante un mes a raíz de haber intervenido en el caso de una mujer wichí que reclamaba no recibir la asistencia necesaria. “El Ministro dijo que yo trabajaba poco, que no iba tanto al hospital. Había testimonios de los médicos, entre ellos, los que me atropellan. Me ven y no les gusta que yo esté ahí, estoy interrumpiendo su labor”, enfatizó.

En otra oportunidad, recordó, una enfermera habría cortado el cabello a una mujer de la comunidad San Luis que se encontraba en un centro nutricional, y aseveró: “En nuestra cultura la mujer wichí no se debe cortar el cabello. Después de eso la mujer fue a la casa y se escapó con el hijo. El pobre estaba muy bajo peso, tenía 3 años y pesaba 7 kilos”.

Los referentes sostienen que la falta de insumos, históricamente denunciada, la falta de recursos básicos como el agua, se ven agravadas por la no designación de interlocutores hábiles que permitan mejorar la comunicación con los usuarios indígenas del sistema de salud en el norte provincial. Según precisaron, en el hospital Juan Domingo Perón de Tartagal despidieron ya a facilitadores y a otros profesionales.

S.D.F.

TE PUEDE INTERESAR

Salta sigue estando entre las provincias con más femicidios

Más Leídas
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí