Nunca nos dijeron que hicieron con la plata.  Hay sospechas de amiguismo y corrupción en el uso los recursos de todos los salteños. 

Nadie sabe a ciencia cierta dónde está el dinero de los créditos internacionales contraídos por el gobierno de Urtubey.

El Fondo de Reparación Histórica, supuestamente, iba a servir para recuperar las graves falencias que tenía el norte. Carlos Parodi junto con Juan Manuel Urtubey- aconsejado por el gran “Juampi” Rodriguez- viajaron a New York y acordaron tomar un crédito con tasas usurarias.

La plata llegó y quedó en manos de Rodolfo Urtubey, quien era candidato a Senador Nacional; al día de hoy el resultado es lamentable: la mitad de las obras construidas, una buena porción de ellas dirigidas a contratistas amigas, y un gran negociado financiero para el Banco Macro de Jorge Brito, (¿socio?) de Urtubey.

Dijeron, entre tantos cuentos, que con el Fondo del Bicentenario se iban a realizar efectivamente todas las obras que quedaron inconclusas. Nada de eso pasó. Lo mismo ocurrió con el Ministerio de la Primera Infancia que manejó 40 millones de dolares y fue publicitado como un ejemplo de combate a la desnutrición.

Apenas asumió Gustavo Sáenz la realidad le explotó en la cara y quedó de manifiesto que esa plata no habia sido utilizada para los más necesitados.

400 millones de dólares es actualmente la deuda. La diputada Socorro Villamayor estimó que los salteños estamos endeudados por 60 años. Increíblemente, esa cantidad de plata desapareció y Salta está más pobre que antes, y para peor con una deuda muy difícil de pagar.

Ni la Auditoria ni la Justicia toman cartas en el asunto. Eso no tiene otro nombre que impunidad.

La ciudadanía salteña, que todos los días hace su esfuerzo trabajando y contribuyendo al fisco, necesita que se investiguen a los responsables y que paguen con su patrimonio lo que se afanaron.

Enrique Briones

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here