Así lo expresó el director del semanario El Cronista, Roberto Chuchuy, en diálogo con Opinorte. 

Tras una dura derrota  electoral, el justicialismo salteño debe enfrentarse a un reacomodamiento interno, con la puja de poderes hacia el interior del partido que existe. Los peronistas históricos no quieren la continuidad de Juan Manuel Urtubey en el partido, y confían en que Sáenz pueda incorporar otros espacios.

Roberto Chuchuy, histórico integrante del PJ en Salta realizó un análisis tras lo ocurrido en las últimas elecciones y dijo: “La derrota del peronismo no es algo de ahora, viene de antes. Cuando a nosotros nos sacaron de las elecciones internas, hicieron una campaña para descalificarnos. Si nosotros no hubiéramos ganado pero participábamos de las internas, podría hacer de esto un papel más decoroso”.

En relación al polémico Congreso del PJ realizado recientemente en San Antonio de los Cobres , manifestó que “los congresos ordinarios son solamente para aprobación o rendición de cuentas, que nunca nadie desde que tengo memoria, se dedicó a investigar cuánto entró y cuánto salió. Los fondos salen de lo que se descuenta a los legisladores, el 10%, pero nunca se pudo saber qué se hizo con esa plata. Además, en los congresos también se investiga la vida parlamentaria de los legisladores nacionales, y en este caso el único que podía rendir cuentas era Pablo Kosiner, que tampoco era trascendente”.

En ese mismo sentido, Chuchuy cuestionó al congreso, y denunció que no se garantizó la participación de todos: “El tema es que el Congreso se hizo fuera de la ciudad, lo más lejos posible y es incómodo para que la gente vaya, porque si las autoridades hubiesen hecho el congreso acá en la ciudad, mucha gente hubiese ido a protestar. De la misma manera que a nosotros nos eliminaron de las internas, creando condiciones complicadas para poder participar, quedamos afuera”.

La denuncia contra Juan Manuel Urtubey es otra de las constantes desde ciertos sectores del Partido Justicialista: “El otro problema del PJ es que Urtubey, desde el inicio, hizo un cronograma electoral para favorecerlo a Gustavo Sáenz. Si las elecciones provinciales hubiesen ido paralelas a las nacionales estoy segura de que Sáenz no ganaba, porque la fuerza de la presidencia hubiera arrastrado al Oso Leavy”, aclaró Chuchuy.

También denunció el hecho de que Urtubey tenga siempre cerca a gente de su entorno: “No tengo nada personal con Pablo Kosiner y contra que sea dirigente del PJ, pero sigue siendo una persona de Urtubey. Me parece que esto es un atrevimiento, el mismo con el que Urtubey llegó al PJ sin ser candidato del PJ y se va sin serlo”.

“En lo personal, me voy frustrado de la vida política después de no haber en 20 años de militancia, un gobierno peronista y progresista, salvo Ragone y Roberto Romero. Todos fueron gobiernos conservadores de Salta, total y cien por ciento, siguen manejando la estructura política”, reflexionó.

Del gobierno de Gustavo Sáenz, consideró: “Este es un gobierno nuevamente conservador, creo que Gustavo Sáenz puede cambiar la historia, pero sí quiere seguir el mismo esquema de Urtubey, los salteños estamos muertos; acá se gastaron todos los recursos sin haber hecho nada positivo, ninguna obra de envergadura”.

Para Chuchuy, será clave la figura de Antonio Marocco, para la relación con el gobierno nacional: “Acá va a jugar un rol muy importante el Gringo Marocco, que necesita blanquear su posición política con el peronismo, para discutir un espacio de poder en el saenzcismo. Él busca el espacio del peronismo para poder disputar hacia adentro”.

“Gustavo Sáenz se sentía más cómodo con Rogelio Frigerio en el interior, es cierto que consiguió los fondos, pero es porque el gobierno de Cambiemos tenía que conseguir votos del interior. El ministerio del Interior hoy está al mando de Wado de Pedro, que es un hombre de La Cámpora, un hombre leal a Cristina, y hay que recordar que muchas veces, tanto Urtubey como Sáenz han dicho que límite era Cristina”, fue el balance de Chuchuy sobre lo que podría pasar.

Para Chuchuy, “en este momento Gustavo Sáenz tiene todo el poder, pero debe mantenerlo. Y para mantener el poder, no queda otra que saber repartir el poder, no como Urtubey que en el gobierno anterior todos los funcionarios eran urtubeycistas”.

Por último, el dirigente concluyó: “Yo creo que sí el Gringo llega a tener una representación y un apoyo político del peronismo, puede conseguir y disputar espacios de poder”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here