Rallé crítico: “El peor presupuesto que me tocó analizar”

Rallé crítico: “El peor presupuesto que me tocó analizar”

La situación es tan delicada que ni el oficialismo puede disimular. El diputado Justicialista por General Güemes, Germán Rallé, declaró que los números  del presupuesto de la Provincia son las “peores” que le tocó analizar en sus doce años como legislador.

Hay un enorme enojo entre los legisladores. Diputados y senadores refunfuñan por los pasillos parlamentarios. Todos los oficialistas se preguntan cómo harán para volver a sus departamentos luego de votar un presupuesto en el que cae estrepitosamente la obra pública. Ninguno se anima a hablar de desaprobar para que vuelva a manos del gobernador y el presupuesto sea modificado, ni siquiera se lo ve como una remota posibilidad. Pero es claro también que ningún cacique quiere quedar pegado a un ajuste de estas características.

Por eso hoy un enfurecido Germán Rallé salió de la reunión con ministros con los tapones de punta y declaró en una radio local que “Nuestros pueblos viven del trabajo que genera la obra pública y este presupuesto maneja números que nos complican a todos”.

Y es que la obra pública es un gran movilizados de recursos en municipios con casi nula actividad industrial; genera trabajo, motoriza la economía y mejora la calidad de vida. La enorme mayoría de los 60 municipios no puede establecer un plan de obra pública de peso sino sólo pagar salarios, debido a su exigua recaudación tributaria. La ayuda para obras siempre vino de la provincia, pero este año la misma no llegará.

El monto estipulado para obras es de $6.675 millones, un 8% más de lo que se presupuestó para este año, que además no fue ejecutado en su totalidad. Solo alcanza para completar las obras pendientes, al igual que en materia de vivienda, en donde se terminarán las 3.200 viviendas que tiene en carpeta el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) con distintos grados de avance. Aquí tampoco se iniciarán nuevos trabajos, ni siquiera a través de los Proyectos Público-Privados ni mucho menos se conseguirán nuevos terrenos para los más necesitados.

En definitiva, estamos ante un presupuesto que, más allá de las pomposas presentaciones oficiales en las que se habla de superávits, tiene déficits sociales por donde se lo mire y ni los más oficialistas lo pueden negar.

Categorías
Compartí este artículo

Comentarios

Wordpress (0)
Disqus ( )