El cuidado será extremado además porque el propio Fondo atraviesa, después de 8 años de Christine Lagarde en la conducción, un proceso de redefinición de su liderazgo que podría tener importantes implicancias para su relación con la Argentina.

La respuesta del Fondo Monetario Internacional al resultado de las PASO en la Argentina fue la de “No comments”. No habrá, al menos en las primeras horas después de las elecciones, ningún tipo de reacción oficial. Primará la cautela.
La victoria de Alberto Fernández, con una diferencia de 15 puntos sobre Mauricio Macri que lo coloca a tiro de alcanzar la presidencia en la primera vuelta de octubre, comenzará a ser digerida por los técnicos del Fondo recién en los próximos días, según publicó Infobae.

El FMI se muestra dispuesto a hablar y trabajar con todas las fuerzas. En teoría, también evitan hacer valoraciones sobre los sacudones del mercado. Así sean saltos positivos o, como se espera para este lunes, un derrumbe total. Sin embargo, el FMI “alertó” hace muy poco sobre los “riesgos” para la estabilidad económica argentina asociados al período electoral. Ese período de incertidumbre continuará hasta octubre y quizá noviembre.
En las oficinas del FMI ya se bajó a los técnicos de las distintas áreas el pedido de preparar resúmenes de las prioridades en cada uno de los departamentos. Con ese insumo se irán estableciendo nuevas líneas de acción una vez definido el recambio en la cúpula del organismo. Pocos dudan que la sucesora de Lagarde será la economista búlgara Kristalina Georgieva, CEO del Banco Mundial. Es la candidata de consenso entre los países europeos, que por tradición designan al titular del Fondo.

Fuente: El Tribuno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here