20.3 C
Salta
jueves, febrero 29, 2024

Un resumen del voto negativo de los legisladores salteños

Aunque pertenecen a diferentes bloques y partidos, los siete diputados salteños votaron en contra de la legalización de la práctica del aborto. Sólo cuatro de ellos hablaron. Javier David, Sergio Leavy y Pablo Kosiner no intervinieron en el debate. Mientras tanto, Grande, Olmedo, Nanni y  Zottos se expresaron con mayor o menos énfasis, totalmente en contra.

Finalmente, y por 129 votos a favor, 125 en contra y 1 abstención, se le dio media sanción al proyecto de ley que establece la interrupción voluntario del embarazo hasta las 14 semanas de gestación. Si bien los diputados salteños ya habían manifestado su postura y se sabía que iban a votar en contra, tuvieron intervenciones interesantes para destacar.

El primero de ellos que habló aproximadamente a las 16:30 horas fue el diputado Alfredo Olmedo. Reconocido por sus insólitas declaraciones sobre diversos temas, esta vez no fue la excepción.  Señaló que se fracasó como sociedad si la solución es matar al niño por nacer. Hizo hincapié  en la responsabilidad de la mujer, pero también de los hombres. En ese sentido, dijo que “todos los que estamos acá debatiendo es porque tenemos vida”.

Siguiendo con su discurso, expresó que “Plantean la salida del aborto con un aborto seguro, seguro que se muere un chico, no tengan duda y seguramente la ponemos en riesgo a la madre. Gratuito no hay nada señor presidente, la pagamos nosotros con nuestros impuestos. ¿Qué? ¿Vamos a pedir la plata al Fondo (Monetario Internacional) para pagar los abortos? Yo no lo voy a permitir”, desconociendo que la ley establece que los servicios de salud pública son los que deben atender a la mujer que desea abortar.

Para finalizar, y para ser fiel a su estilo, tiró algunas frases polémicas, como que “la gente pobre no aborta, porque le da valor a su hijo, porque su hijo es una esperanza para salir de la pobreza” o que “hay un negocio encubierto con las células”. Pero lo que más terminó de ridiculizar al diputado, y que tuvo repercusión nacional que la frase “si sale la ley, yo estoy pidiendo un cementerio para las víctimas del aborto. Los tendrán que cremar a los chicos para que ninguno haga negocio con los chicos por nacer”, que terminó por sepultar toda su intervención.

Ya mediando las 22:30, tuvo uso de la palabra el diputado y ex vicegobernador Andrés Zottos. Su discurso estuvo más orientado a una exposición de definiciones jurídicas, haciendo alusión a diferentes artículos de la Constitución y tratados internacionales.

En el comienzo de su discurso marcó su posición. Expresó que “El derecho a la vida es un derecho primario y fundamental. ¿Cómo se entiende que matar una vida pueda ser gratuita?”.

Durante los casi ocho minutos que duró su intervención, la cual fue leída, hizo un traspaso histórico por los avances en materia jurídica respecto a las diferentes concepciones que se tiene sobre el inicio de la vida humana.

Lo curioso fue que, pese a haber sigo vicegobernador, y haber participado en otros puestos como funcionario público, dijo que en Salta no se podría aplicar el aborto legal, dadas las condiciones de los hospitales públicos salteños: “Va a venir una mujer de La Puna, Salvador Mazza, Pocitos y no se va a poder hacer un aborto, porque en los hospitales no hay ni anestesistas”. Agregó además que el proyecto debería haber sido tratado también en la Comisión de Hacienda y Presupuestos.

Terminó su exposición con una curiosa frase de Leonardo Di Vinci, que estipula que quien no respeta la vida, no se la merece.

Ya en el día de hoy, a las 6:40 de la mañana, un altanero y desafiante Martín Grande, tuvo uso de la palabra. Se enfrentó a otros diputados, que lo abuchearon ni bien comenzó su intervención. “Ya están nerviosos, es bueno que estén nerviosos. Se marca la diferencia” remarcó mientras otros diputados le seguían gritando cosas.

En la línea de lo que señaló Zottos, dijo que en Salta las condiciones de la salud pública harían inviable la aplicación del aborto legal, ya que, por ejemplo, un turno para cualquier operación se tarde entre cuatro y seis meses.

Luego hizo referencia la fundación “Era en Abril”, que está conformada por mujeres que buscan que sus hijos que nacieron sin vida tengan derecho a tener un nombre, aunque no estableció que relación tenía con la ley que se estaba tratando.

La frutilla del postre la dio al final, cuando comparó a las mujeres con marsupiales, alegando que si el desarrollo de los niños fuera como el de esos animales, nadie se animaría a matarlos.

El otro diputado nacional que habló fue Miguel Nanni. Optó por un tono mucho más tranquilo, y buscó estar conciliador con ambas posturas, aunque haya votado por la negativa.

Señaló que se estaban debatiendo dos derechos en pugna: la libertad de las mujeres y el derecho a la vida del niño por nacer, y que se trataba de un dilema moral muy grande.

A sabiendas de que los bloques políticos estaban divididos en sus posturas, indicó que “Por primera vez vamos a dirimir una ley, no por nuestros colores políticos, sino por nuestras sensibilidades o nuestros argumentos y prueba de ello es que hasta último momento estamos viendo cual es el camino que va a tomar la legislación argentina en este tema tan reñido. Y si esta tan reñido es porque nadie puede decir que tiene una verdad absoluta”. 

Casi a modo de justificación, dijo que la Unión Cívica Radical había votado en su historia leyes progresistas, como la Ley de Divorcio o la Ley de Matrimonio Igualitario, pero que personalmente no podía apoyar la presente ley.

Finalizó diciendo que estaba de acuerdo en despenalizar, pero que no es lo mismo que legalizar.

Los otros tres diputados no hicieron uso de su derecho a intervenir y debatir para explicar los motivos de su decisión. Mucho se habló sobre el porqué, y todo apunta a que el costo político que les podría significar es grande.

Sobre todo para Sergio Leavy, que pertenece a un espacio político donde la mayoría de sus integrantes votó a favor de la ley, y cuyas militantes mujeres le habían escrito una carta solicitando que se pronuncie y vote a favor.

El proyecto de ley pasará ahora a ser tratada por la  Cámara de Senadores, que dictaminará si finalmente se convierte en ley el aborto legal.

Más Leídas
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí