17.5 C
Salta
domingo, febrero 25, 2024

Una empresa de Bolivia se instala para vender energía al norte provincial

Debido al gran déficit energético que posee el país, una empresa boliviana se instalará en el norte provincial, para poder abastecer de energía eléctrica a este sector. Bolivia busca consolidarse como el principal proveedor de gas y electricidad de la región.

Según medios bolivianos, la Empresa Nacional de Energía Eléctrica de ese país, ya comenzó con la construcción del tendido de líneas de interconexión eléctrica para unir a los dos países, a través del abastecimiento de energía eléctrica, uno de los problemas que más afecta la población que se asienta en el norte de la provincia. Sobre todo para las épocas de verano, donde a causa de las altas temperaturas suele subir lógicamente el nivel de consumo, ocasionando en muchísimas ocasiones, el corte total del servicio.

La obra de vinculación eléctrica internacional consiste en la construcción de un electroducto 2×132 Kv entre el Nodo Frontera (Bolivia y Argentina). El proyecto línea de transmisión “Juana Azurduy de Padilla” comprende la construcción de dos subestaciones, una en la localidad de Yaguacua (Bolivia) y otra en Tartagal. Según la página oficial del ENDE, para la unión de estas dos subestaciones se prevé la construcción de una línea de transmisión con una longitud aproximada de 116 km (46 km en territorio boliviano y 70 km en territorio argentino). El costo que tendrá la obra será de unos 60 millones de dólares.

El gerente de relaciones institucionales de la empresa boliviana, Hugo González, aclaró en una entrevista a diario El Tribuno, algunos aspectos del acuerdo. En primer lugar, dijo que el costo de toda la obra corre por cuenta de ENDE, ya que es una empresa privada que ingresará en el mercado energético argentino como un generador, que vende un servicio.

Referido a cómo será tomado el proyecto en la región, González adelantó que el próximo 12 de julio se hará en Tartagal una audiencia pública, para ver qué es que lo que opinan los diversos sectores. Recién a partir de puede empezar la construcción. Durante esa jornada se presentará el proyecto y las partes interesadas podrán opinar. «Seguro estarán Transnoa, Edesa, la Municipalidad de Tartagal, la Provincia, el Ente Regulador, la Secretaría de Energía y los generadores locales», indicó el gerente.

Otro detalle que se debe analizar, es cómo afectará en materia ambiental. En ese sentido, Gónzaléz dijo que se presentará también un informe de impacto ambiental y si no hay una posición manifiesta contraria a la construcción a la línea se podrá empezar a construir. «Si se encara, no nos olvidemos que en el norte no es fácil construir por los inconvenientes, por los piquetes. Es una obra que se puede hacer en 12 o 18 meses», destacó.

Desde EDESA en Salta, el gerente de la regional en Tartagal aplaudió el nuevo negocio, ya que señaló que eso le daría mucha estabilidad al sistema, que reconoció es insuficiente. Dijo que en caso de un corte de suministro, que se dan sobre todo en épocas de altas temperaturas, esta nueva red servirá como alternativa de alimentación.

Más Leídas
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí