urtubey

La situación económica y social de Salta está atravesando uno de los momentos más difíciles. Quienes se ven más afectados, son los municipios del Interior, donde el abandono pareciera más notorio. La gente, ya no duda en hacerle saber a Urtubey que su gobierno no hizo nada para subsanar la situación. Esta es una muestra del estado de Rivadavia Banda Sur.

Días atrás, el gobernador Juan Manuel Urtubey fue hasta el norte de la provincia para inaugurar obras en la escuela N° 4382 Coronel Diego Lucero y los colegios secundarios N° 5235 Misión Wichi y N°5154. Luego, hizo un recorrido por la zona, seguramente esperando que la gente lo recibiese agradecido. Pero, como era de esperar, los vecinos de Rivadavia Banda Sur increparon al gobernador por la paupérrima situación del municipio.

Uno de los principales reclamos fue por el estado de las calles. Uno de los manifestantes se expresó al grito de “¡Claro, usted camina sobre alfombra rojas, mientras nosotros…!”, alcanzó a decir un hombre antes que el mandatario, de bastante mala manera, lo interrumpiera para mostrarle la obra que planea para este año. Lógicamente, para quienes viven a diario en barrios sin pavimento desde hace décadas, saben que esa no es más que otra promesa vacía, aunque Urtubey asegure que los fondos ya están listos.

Así se encuentran las calles en Rivadavia

Horas después del reclamo, que se conoció a través de un video difundido en redes sociales, se conoció la imagen de una de las calles, si así se la puede llamar, de Rivadavia Banda Sur. La imagen habla por sí sola: donde debería saber una arteria para que puedan circular, tanto vecinos a pie como autos, solo hay pozos empantanados, y barro, mucho barro.

Una secuencia de ese tipo se repite de a cientos en toda la Provincia. No es ninguna novedad que las comunidades aborígenes y gran parte del Interior, viven en la más extrema pobreza, y donde, sin ser un conocedor, se puede percibir que allí no llegaron ni obras ni fondos para nada.

Aunque Urtubey se lo haya negado en la cara el vecino, la dura realidad de muchos salteños se hace cada vez más manifiesta, ante un gobernador que va por la presidencia sin siquiera admitir los errores y falencias de su gestión.

Tal vez por eso prefirió ir al hospital de Tartagal el 1 de mayo en medio del feriado para que nadie lo escrache.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here