14.8 C
Salta
lunes, junio 24, 2024

Vecinos de Santa Ana reclaman por un derrame cloacal

Las aguas servidas corren desde av. Juan Domingo Perón, por los pasajes 10 y 11 desde hace una semana.

 

Cansados de la desidia, el abandono y la falta de soluciones, vecinos de Santa Ana, al sur de la ciudad, reclamaron por un desborde de líquidos cloacales que lleva más de una semana en la avenida Juan Domingo Perón y los pasajes 10 y 11.

Juan Carlos Leyes vive desde hace dos décadas en el barrio y advirtió que una vez al mes se genera una situación de este tipo.

La alcantarilla que se ubica en la esquina de Juan Domingo Perón y el pasaje 10 parecería ser el centro de los reiterados problemas.

“Cada 45 días o menos, esta tapa se rompe y vienen a arreglarla pero después pasa lo mismo de nuevo. Ahora es esta boca la que tiene el derrame de líquidos cloacales desde hace una semana”, contó el vecino. Los malos olores que padecen los residentes del barrio se hicieron más insoportables ayer, por las altas temperaturas registradas. A eso se suma el riesgo de que se propaguen enfermedades.

Leyes ya realizó tres reclamos a la empresa Aguas del Norte, a cargo de este servicio. El último llamado fue el jueves, y afirma que desde la empresa lo trataron con total desconsideración. “Me responden que ya van a venir a arreglarlo, como si el reclamo fuera nuevo. Esto lleva más de una semana”, contó el vecino.

Juana vive a una cuadra y media de la casa de Juan Carlos. Hasta allí llegan los líquidos cloacales con restos visibles de materia fecal.

“Hace calor y, sin embargo, no se puede abrir las ventanas porque el olor es insoportable. Ya no sabemos qué hacer”, expresó la mujer, que además se mostró preocupada por el foco infeccioso que representa este derrame.

Otro de los problemas es la aparición de alimañas, que escapan desde las bocas de tormenta y alcantarillas a causa del desborde.

En esta zona, los chicos ya no tienen permiso para salir a jugar debido a los líquidos cloacales que corren a lo largo de 200 metros.

Juan Carlos advierte que muchos de los vecinos guardan sus autos en el garaje con las ruedas llenas de “esta basura”.

“Sentimos una gran impotencia. ¿Será posible que tenemos que recurrir a los medios para que se sepa cómo vivimos y nos den una respuesta?”, se preguntó Leyes, cansado de llamar a los 0800 de Aguas del Norte y del Ente Regulador de los Servicios Públicos.

 

 

Fuente: El Tribuno

Más Leídas
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí