El ex juez federal de Orán, Raúl Reynoso, quien está siendo juzgado por liderar una asociación ilícita para favorecer a narcotraficantes con resoluciones judiciales, pidió hoy su “absolución lisa y llana” en su propio alegato ante el tribunal a cargo del debate.

Tras más de ocho horas de alegato, en las que el ex juez dio un pormenorizado análisis de las causas por las que llegó a juicio oral, el Tribunal Oral Federal de Salta decidió pasar a un cuarto intermedio hasta el lunes 25 próximo, cuando le permitirá al acusado finalizar su exposición y, luego, dará a conocer su veredicto.

“Les quiero agradecer, señores jueces, que aceptaron todas las pruebas, y que no van a dictar un fallo inmediatamente mañana, sino que se van a tomar un par de semanas para estudiar, lo que no pasó en la instrucción”, expresó el exmagistrado, quien insistió en el direccionamiento de las causas con el interés de su destitución.

Reynoso comenzó ayer, apenas pasadas a las 8.30, la segunda jornada de su alegato en los tribunales salteños, donde realizó un puntilloso análisis de las causas por la que llegó a este juicio oral y público, que comenzó el 4 de septiembre de 2017.

“Ustedes están demostrando otro tipo de ejercicio de la magistratura”, expresó el exjuez, al dirigirse a los miembros del tribunal que lo juzga, y agregó que sus sentencias son “razonadas”, para “mi beneplácito, la seguridad jurídica de cualquier ciudadano y la tranquilidad de mi familia”.

Además de Reynoso (59), en el banquillo de los acusados están los abogados María Elena Esper (73), Ramón Valor (54), Arsenio Eladio Gaona (55) y René Gómez (79); el jefe de despacho del juzgado, Miguel Ángel Saavedra (57); el ordenanza César Aparicio (60) y su hermana, Rosalía Aparicio.

Durante esta jornada, Reynoso, que insistió en la falta de pruebas, analizó siete de las nueve causas por las que llegó a juicio, y en todas pidió su absolución lisa y llana, pero cuando evaluaba la octava causa, tras más de ocho horas de exposición, la audiencia pasó a un cuarto intermedio hasta el 25.

Hoy, Reynoso solicitó varios cuartos intermedios durante su alocución, que compartió por breves momentos con su defensor, Federico Magno, y comentó que en uno de esos descansos fue atendido por personal del Samec, que constató que tenía la glucemia y la presión altas.

Los alegatos del exmagistrado comenzaron el 25 de febrero pasado, cuando en más de cinco horas planteó una serie de nulidades y le pidió a los jueces que, “si no hay pruebas, como sucede en este juicio, el camino es la absolución lisa y llana o si no por el beneficio de la duda”.

Ante los jueces Díaz, Gabriel Eduardo Casas y Carlos Jiménez Montilla, el imputado dijo que no se lograron encontrar propiedades muebles ni inmuebles ni tampoco el dinero que se lo acusó de recibir por favorecer a narcotraficantes con resoluciones judiciales.

Los alegatos de este juicio comenzaron en la última audiencia de diciembre de 2018, cuando el fiscal federal Carlos Amad pidió 25 años de prisión para Reynoso como “autor penalmente responsable de los delitos de asociación ilícita en carácter de jefe u organizador, en concurso real con concusión y prevaricato”.

Fuente: El  Tribuno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here