15.9 C
Salta
miércoles, abril 17, 2024

Más allá de otro pacto con ADP | Qué hay detrás de la prórroga del inicio de clases

La postergación de una semana para inicio de las clases en Salta representa una audaz y riesgosa decisión del Gobierno provincial, que pone de manifiesto un nuevo acuerdo entre el ministerio de Educación y el gremio docente que más allá de la cantidad de afiliados, ha sido incapaz de contener y canalizar los reclamos de la docencia durante más de 20 años.

Esta semana el ministerio de Educación confirmó que las clases en Salta comenzarán una semana posterior a lo planificado, es decir el lunes 4 de marzo. Tal decisión, oficializada por la titular de la Cartera Educativa, Cristina Fiore, se dio luego de insistentes sugerencias por parte del titular de la Asociación Docente Provincial, el polémico sindicalista Fernando Mazzone.

Si bien la inestabilidad política y económica ante las decisiones que tomó el Gobierno nacional fueron los motivos expuestos de manera oficial por la ministra de Educación al hacer el anuncio, indicando que “las clases comenzarían el 4 de marzo”, también incluyó entre las razones de postergación, al pedido de sectores sindicales docentes.

Realmente resulta llamativo que un sindicato (o Asociación como decidieron llamarse) plantee al Gobierno la prórroga del inicio de clases, del mismo modo, que el gobierno educativo se haga eco del pedido.

La primera e inevitable lectura que surge al respecto es la necesidad de disolver la posibilidad de un paro que empañe el inicio, como ocurre desde hace muchos años en Salta. Sin embargo, la decisión oficial tiene el cariz de un lock out, es decir de un paro patronal.

Al margen de esto, detrás de la decisión presuntamente pactada entre Educación y la ADP, donde el Gobierno provincial se muestra como accesible, se incuba un propósito bastante ajeno a los intereses de la docencia y de las familias salteñas: la espera de que el Gobierno nacional declare Servicio Esencial a la Educación, lo que implicaría que aún si no repone el fondo de incentivo docente; se tornaría ilegal un eventual paro de los trabajadores de la educación.

ADP y autoconvocatorias

Desde el año 2005 y en sucesivas oportunidades, durante los gobiernos de Romero, Urtubey y Sáenz, en Salta se han desarrollado fuertes huelgas docentes convocadas por la docencia autoconvocada.

En todos los casos, el movimiento se desató tras los acuerdos salariales inconsultos de la Asociación Docente Provincial a su masa de afilados. En más de una ocasión, con diferentes conducciones, la ADP mantuvo vínculos estrechos con las diferentes gestiones educativas, algunas terminaron en escándalo, como sucedió con las titularizaciones en cargos docentes a personas sin título habilitante.

En esta ocasión, el gremio que conduce Fernando Mazzone, quien se jactó de haber sido escuchado en su pedido de prórroga del inicio del período lectivo, vuelve a mostrarse cercano y casi incondicional a la patronal.

Más allá de la crisis nacional, la jugada de apoyarse en la ADP para tomar una decisión que va en contra de la propia planificación educativa, es de altísimo riesgo para la ministra Cristina Fiore y para el Gobierno provincial. (PRA)

Más Leídas
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí