11.4 C
Salta
lunes, agosto 8, 2022

Muerte de Nahuel: Violencia, pobreza y abandono del espacio público

El asesinato de un joven puestero en el Parque San Martín, además de un contexto extremadamente violento tiene como precedente una larga historia de desidia sobre el carácter que, en los hechos, se le otorga a un espacio público recreativo.

El caos reinante fue previo al asesinato del joven Nahuel Vilte. Durante los últimos meses hubo serios llamados de atención sobre el notorio abandono estatal del Parque San Martín.

Ni la conmemoración del Milagro, ni el brote de salmonella ni el fin de semana extra largo, habilitaron una acción decisiva para sanear lo irregular.

En el primer semestre del 2021, un total de 272.274 personas, fueron consideradas pobres en la ciudad de Salta y alrededores. En este contexto, la dura realidad de familias pobres los arroja a una situación de rehenes de avivados que se ensañan con la pobreza, de esas “mafias” de las que mencionó la intendenta capitalina, Bettina Romero que de manera extraña se fueron fortaleciendo ante la vista gorda de quienes deberían evitarlo.

Es evidente que la ausencia de controles habilitó las inconcebibles tercerizaciones de la explotación del espacio. Es llamativo que el funcionario a cargo, un hombre que tiene el precedente de haber sido Jefe de la Brigada de Investigaciones de la Policía de Salta, haya perdido de vista el crecimiento de estas bandas violentas. ¿Cómo es posible que el Subsecretario de Control de Espacios Públicos de la Municipalidad no haya asumido efectivamente el rol de, al menos, evitar las mafias?

El abandono del Parque, injustificado si se tiene en cuenta que es prácticamente la entrada de la ciudad, tiene una larga historia. La cuestión de fondo es la pobreza, lo cual no puede ser de otro modo en una ciudad que supera la media de los indicadores oficiales de desempleo y trabajo en negro.

La gravitación del Turismo como actividad económica que antes de la pandemia representaba el 10 por ciento del Producto Bruto Geográfico de Salta, no ha servido para que se asuma la decisión política de darle forma a una actividad comercial de quienes no están resolviendo de otro modo el sustento diario.

El caso del “Paseo de los Artesanos” del perilago, surgido hace poco más de diez años durante la intendencia de Miguel Isa, se desvirtuó de manera manifiesta a poco de funcionar, la idea de facilitarle y formalizar mínimamente una actividad económica a un cuentapropista o a una familia no cumplió su cometido, en los puestos de chapa verde se podía ver que la minoría eran propietarios o titulares y la mayoría inquilinos y hasta empleados en negro al frente de cada puesto.

En el marco de un cuadro social marcado por la emergencia social, había “pobres” que vivían de costa de otros más pobres. Si alguien se pregunta cómo es que surgen las “mafias” o los grupos de presión, debería tomar nota de esto.

En muchos puntos de la Ciudad hay gente que vende pan y dulces y sus productos son abastecidos desde vehículos nuevos y costosos. La explotación, el “negreo”, el cobro irregular de ‘derecho de piso’ es facilitado por el contexto de descontrol.

En un fin de semana extra largo, donde Salta nuevamente fue uno de los destinos más elegidos, el paisaje humano que se llevaron los visitantes fue rotundo: pobreza y descontrol. (PRA)

Más Leídas
Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here