Jean-Charles Chatard, autor del libro ‘Francesas – Autopsia de un doble asesinato’, criticó fuertemente al gobernador. Consideró que si ‘Gustavo Sáenz acierta, va a ser el hombre del siglo XXI en la Provincia de Salta’.

En una entrevista brindada al sitio Iruya.com el periodista resaltó: “Después del caso de las francesas, del caso de Luján Peñalva y Yanina Nuesch, del caso Jimena Salas y de otros múltiples casos, yo creo que el pueblo de Salta ha dictado sentencia en las votaciones del 27 de octubre y del 10 de noviembre pasados. Pienso que el gobernador Urtubey, con todo su desastre judicial, ha pagado con la derrota en las urnas todo lo que hizo mal en relación con estos asuntos. Al final hay una justicia. El pueblo hace justicia colocando una papeleta de voto en una urna para decir adiós definitivamente a una persona que manejó la justicia a su antojo, como un tirano, como un déspota”.

“En estos momentos pienso que el mejor trabajo para Urtubey, cuando deje su cargo de Gobernador, consiste en escribir su historia, con su esposa actriz de cine. Para sacar una novela, pero una novela suya. Una ficción, no una realidad”, agregó.

En ese sentido dijo: “En Salta existe un sistema feudal muy viejo, de mucha antigüedad, y entre las cosas que he visto y que me parecen dignas de estudiar se cuenta el hecho de que en la época contemporánea, en poco tiempo, se cometió en Salta una especie de genocidio total contra los indígenas”.

“Salta es una provincia de contrastes, en donde hay un lugar también para el narcotráfico. Hablo de un territorio totalmente abierto, con dos fronteras, en Aguas Blancas y Salvador Mazza. Para mí, como europeo, es un lugar fuera de la realidad. Es lo primero que me fascinó de esta provincia”.

“La segunda cosa que me llevó allí es el asunto de las chicas francesas, que me ha permitido conocer con mayor profundidad una sociedad a la que yo conocía anteriormente desde fuera. Investigar durante tanto tiempo me ha abierto la puerta de la casa de los humildes; también la de la casa de los ricos e incluso las puertas de la cárcel. Es decir, que he tenido la oportunidad de ver toda esta realidad de frente; una realidad que normalmente, como un ciudadano normal, como un francés que vivía en Buenos Aires, no era fácil conocer”, argumentó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here