Mientras Bettina Romero refuerza la campaña de cara  a las PASO nacionales, se afianza como la mejor candidata mujer a intendente por capital. El ámbito político espera que anuncie su candidatura. 

Bettina se  reúne, da  entrevistas y presta atención a toda la campaña electoral del sector que tiene a Juan Carlos Romero como referente. Se le notan las ganas de seguir siendo protagonista y a esta altura, se ha convertido en un pedido cerrado de toda la platea política local: que confirme su candidatura para la intendencia.

Esquivando las presiones, ella hace lo que mejor le sale: cumplir con su intensa agenda y ayudar a que su espacio haga una buena elección con Juan Carlos Romero a senador nacional y José Ibarra como diputado nacional, sobre todo en capital.

Es responsable en parte de hacerse cargo de la campaña y la semana pasada tuvo que salir a marcar terreno: dijo que le parecía vergonzante la decisión de Sergio Leavy de tener múltiples candidaturas y cargos públicos. Disparó, también, contra Marcelo Lara Gros: “fue puesto a dedo para ser candidato”.

Con ese plafón que le da tener una imagen positiva y su “chapa” de ser parte de una familia tradicional de la política, sumado a su determinación y energía personal viene afianzándose como la mejor candidata mujer para suceder a Gustavo Saenz.

Complicaciones 

Aunque no todo el camino esta allanado, y su figura no escapa a los conflictos propios de los actuales tiempos políticos. Varios advierten una disputa implícita entre Saenz y Juan Carlos Romero por el poder en Salta. En efecto, la intendencia será importante para dirimir la mencionada pelea.

Una determinación objetiva para su candidatura será el resultado de las elecciones del próximo 11 de agosto. En su entorno íntimo saben que si ganan en capital, no solo Juan Carlos Romero tiene posibilidades de volverse a convertir en senador, sino que es un empujón necesario para que Bettina aterrice  en el municipio.

Por ahora, la “dama de hierro”, con mucha energía recorre los barrios de todos los puntos cardinales y en las instalaciones de FUNDARA desarrolla encuentros para tratar temas referidos a la accesibilidad en la ciudad. “Queremos aportar ideas y soluciones para proyectar una Salta más amigable”, es el eje de las discusiones, las cuales son nutridas y sirven para arrimar posiciones con diferentes sectores.

Mientras estira la incógnita, en el fragor de la campaña aumenta su presencia y aumentan las presiones para que se defina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here