La niña empezó a convulsionar luego de ingerir el alimento. Mientras estaba siendo trasladada al nosocomio, falleció.

Una niña de apenas 10 años de edad, de Santa Victoria Este, murió por comer un pollo a la parrilla que se encontraba en pésimo estado.

Los padres se dirijieron a la feria a comprar, cuando decidieron descansar y almorzar en un puesto de comida. Cuando la pequeña comenzó a ingerir el alimento, a la brevedad, convulsionó y cayó pesadamente al suelo.

Mientras estaba siendo trasladada al hospital local por sus padres, la infante falleció. Por este caso, la policía está interviniendo así también como la Dirección de Bromatología y peritos forenses.

Fuente: DNI Salta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here