Lucrecia Miller, creadora y presidenta de la Fundación PAPIS, en diálogo con Opinorte, resaltó que la desnutrición es solo una parte de la problemática de la niñez en la provincia ya que, además, no hay que perder de vista que crece el abuso sexual, los suicidios, las adicciones y el embarazo en niñas.

“Lo que se ha hecho hasta ahora desde el ministerio de Primera Infancia, y con una reciente nueva muerte, es la conclusión de que ha sido un rotundo fracaso esa gestión, la desnutrición obedece a la falta de políticas efectivas de protección que Salta arrastra desde hace tiempo y que no se solucionan con medidas de reacción frente a los hechos consumados”, manifestó la reconocida referente a nuestro sitio web.

“Resulta sugestivo que el gobierno de Urtubey, que ahora aparece en la mira con su ministerio de Primera Infancia el cual ha manejado enormes partidas que nadie conoce a donde fueron a parar, no haya designado al defensor del niño”, subrayó.

Cabe recordar que la designación del defensor del niño, está prevista en la Ley 26.061, promulgada en 2005 que, además de crear el mencionado cargo, incluye entre otros puntos la realización de una encuesta nacional nutricional que informe sobre la situación actual de la niñez; la implementación de una política coordinada e integral para cumplir con los derechos de la infancia, y la asignación del presupuesto necesario para garantizar las necesidades de todas las niñas y los niños de nuestro país.

“Deliberadamente no querían a nadie como defensor porque tiene una función autónoma y tiene la función de ejercer el control sobre las políticas y las acciones de gobierno sobre la infancia”, manifestó.

Lucrecia Miller resaltó que no ha resignado su lucha para concretar la función del defensor del niño y comentó que junto al diputado Daniel Sansone y al Procurador de la Provincia se encuentra trabajando mancomunadamente para impulsar políticas que atiendan al sector.

“En nuestra Provincia el panorama es preocupante; registramos el triste privilegio de mayor índice de pobreza; la segunda en  suicidios infanto-juveniles; inusitados nivel de adicciones y consumos de sustancias,  mayores tasas de mortalidad infantil del país, fracaso y deserción escolar, condiciones de vida con uso de violencias de todo tipo  entre otras preocupantes estadísticas”, analizó.

La designación del Defensor de los Derechos de la Infancia que aún sigue sin concretarse en nuestra provincia le compete el monitoreo de  las políticas públicas para la infancia, alertar al gobierno y al país sobre problemas que estén dándose en relación al Colectivo Infancia para impulsar acciones sobre esos temas. “Debe cumplir esos roles y por eso es tan importante su creación y designación en la provincia y que el proceso de elección que lo designe sea totalmente transparente para que garantice su autonomía de cualquier Poder del Estado”, manifestó  Lucrecia Miller, creadora y presidenta de la Fundación PAPIS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here