Para su campaña presidencial, el gobernador no escatimó ni en recursos ni en apariciones públicas. Utiliza a los paisajes de Salta para promocionarse hacia el resto del país. Su esposa, Isabel Macedo, ha sido una de las primeras impulsoras de este perverso mecanismo de publicidad.

Urtubey y su esposa, que también forma parte activa de  su campaña presidencial, no solamente utilizan recursos del Estado sin control y sin rendición de cuentas (el tiempo del Gobernador, los actos públicos o los aviones oficiales). También están utilizando de forma abusiva algunos activos inmateriales, como las bellezas turísticas de Salta y su cultura.

Si bien sí mismo no constituye una falta, resulta bastante repudiable el hecho de utilizar recursos naturales o monumentos históricos como parte de un autopropagandismo. Lo cierto, es que ese uso de imágenes no es para nada inocente. Aunque Urtubey no tenga nada que ver con ciertos paisajes naturales, a partir de sus cuentas personales en redes sociales, y a partir de publicidad oficial en internet, están haciendo un abuso de lo que se considera uno de los principales distintivos de la provincia.

Quien no ha escatimado esfuerzos para que sea haga conocido ha sido su esposa, la actriz y modelo Isabel Macedo. Con la simpatía y el atractivo que la caracterizan (es su profesión) llenó el feed de su Instagram con imágenes sobre Salta, por supuesto, en todas, acompañada de su flamante marido, el ya anunciado pre-candidato a presidente. No obstante, promocionar a Salta como destino turístico no es algo que deba hacer el Gobernador en persona. Ni él ni su mujer son “atracciones turísticas” en sí mismas. Pero aunque Urtubey y Macedo atrajeran viajeros a Salta, su deber es el de respetar la neutralidad de los recursos naturales y no emplearlos activamente para la promoción personal y como propaganda proselitista.

Lo que si no parece mostrarse en esa visión de Salta perfecta que muestran los esposos, es la dura realidad de una de las provincias más pobres del país. Hacia el Interior, además de lindos paisajes, se vive una dura situación de desocupación, de pobreza, y de ausencia del Estado para poder cumplir con lo más indispensable, como lo es la salud o la educación.

Los ciudadanos de Salta no están, como se nos quiere hacer creer, encolumnados detrás de la candidatura presidencial de Urtubey. Cientos de miles de salteños piensan que si Urtubey no ha podido solucionar aspectos básicos de una provincia que está posicionada con los índices negativos más altos del país, mucho menos podrá hacerlo a nivel país. Por eso, y aunque parezca que no, el gobernador debería procurar tener en cuenta esta porción de la sociedad. La mejor manera de conciliar los intereses contrapuestos es dejar que lo que es neutral por su naturaleza (como los atractivos turísticos) se mantenga alejado de la puja electoral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here