Que las encuestas no lo muestran bien posicionado a Urtubey ya no es novedad. A pesar de ello, el gobernador insiste en su campaña presidencialista. Sin embargo, en los últimos días, varios señalan que el Senado e incluso una diputación podría ser el próximo destino del actual gobernador. 

Los analistas políticos se debaten en una disyuntiva: ¿Existe lugar para una alternativa entre Macri y Cristina Fernández? Juan Manuel Urtubey creyó que sí, igual que Roberto Lavagna y Sergio Massa, que su manera trataron de atraer al sector del electorado que se ha cansado de la bipolaridad de la política Argentina. Pese a los enormes esfuerzos e inversión por aparecer permanentemente en la vidriera nacional, Urtubey no ha podido cautivar a los votantes.

Lo muestra el fuerte rechazo que cosechó a nivel nacional y el desgranamiento de Alternativa Federal, espacio al cual la población nunca le creyó su perfil “Anti-K”. En esta sospecha la gente tuvo razón, porque en cuanto los números no empezaron a cerrar, los gobernadores, con el tucumano Manzur en punta, corrieron nuevamente del lado de la doctora Fernández.

Ante esto Urtubey insistió sin convicción: declaró que su límite era Cristina pero su tribuna de aplaudidores empezó a acallarse paulatinamente. En Salta, Isa fue el primero en querer volver al kirchnerismo vía Leavy, lo mismo hizo David y quizás el próximo sea Yarade.

Cuando ya me empiece a quedar solo

Viéndose cada vez más sólo, Urtubey dio el último y desesperado paso en falso de su campaña presidencial este fin de semana: fue a la reunión de renacimiento del kirchnerismo en San Juan.

Con la excusa de la fiesta del Sol, el gobernador sanjuanino Sergio Uñac logró reunir a figuras peronistas junto al re-reciclado kirchnerismo, con Bertone, Mazur, Corpacci y Bordet como referentes. Mientras, se discutía un gran frente que incluya a la ex presidenta como única chance de conservar sus cargos y cuotas de poder, en el medio de la fiesta y como quien pide refugio en una torrencial lluvia, llegó el “anti-K” Urtubey, siendo saludado fríamente por “compañeros” que seguramente, de aceptarlo en su nueva cooperativa electoral, le van a ofrecer la portería o la limpieza.

¿Se baja?

Así se va clarificando el final del derrotero presidencialista de Urtubey. El candidato “Ni-Ni” parece que en lugar de nuclear a los descontentos con el kirchnerismo y el macrismo, ha concentrado lo peor de cada uno, siendo identificado como peronista por el electorado de Cambiemos y viceversa. Es que el que juega con fuego tarde o temprano se quema y a Urtubey ya no le creen ni que sea una persona independiente “de lo viejo” ni que sea una figura nueva.

Como todo político en retirada, ha empezado a sonar en su entorno la idea de darle una buena salida con una candidatura al Senado nacional. Seguramente esto no se dará inmediatamente sino que empieza una etapa de negociaciones en donde quizás hasta se quede sin premio consuelo. Veremos.

 

Por Alejandro Bustos para Opinorte

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here