26.4 C
Salta
miércoles, junio 19, 2024

Alarma por las consecuencias de las inundaciones

Desde el viernes de la semana pasada se encuentran inundadas distintas localidades del norte de Salta. La zona ya venía siendo azotada por fuertes lluvias desde enero y en la última semana se intensificaron hasta llegar a desbordar el rio Pilcomayo y el Bermejo.

Se trata de la peor inundación en los últimos días años, y en consecuencia ya fueron evacuadas alrededor de 8600 personas. Por ejemplo, el agua prácticamente arrasó con todo en Santa Victoria Este, una localidad ubicada a la vera del Pilcomayo, a  500 kilómetros de la capital.

Según fuentes del ministerio de Salud se atendieron casos de diarrea, cuadros de vómitos, micosis, dermatitis, deshidratación y todo indica que las enfermedades comenzarían a proliferarse con el paso de los días.

Cuando las aguas terminen de bajar, seguramente la vuelta a casa de los refugiados será difícil ya que el daño producido por las inundaciones es muy grande y la pregunta que surge es ¿Quién es el responsable de esta catástrofe? Claramente las fuertes precipitaciones son parte de los factores a la situación que asistimos pero si a esto le sumamos la negligencia de las políticas de Estado en una zona marcada por la pobreza, donde niños se mueren de desnutrición, se puede encontrar una explicación.

Existen vacíos humanitarios significativos en materia de agua, saneamiento, promoción de la salud y alojamiento temporal”, advirtió la Cruz Roja en un comunicado oficial e informó que hay al menos 17.000 personas afectadas. “El foco está en Santa Victoria Este, zona que abarca pequeñas y medianas comunidades, pero también se encuentra afectada gran parte del norte de Salta; día a día la situación evoluciona de manera diversa, por lo cual estamos evaluando permanentemente esta emergencia”, completó el organismo.

Tras las inundaciones en Salta, especialistas expresaron su preocupación por la posible crecida del río Pilcomayo. “Si bien ahora las noticias pasan por Salta, en los próximos días vamos a estar hablando de Formosa, donde va a alcanzar niveles semejantes”, afirmó Álvaro Penza, técnico del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). El ingeniero agrónomo aseguró que “se evacuó bastante pero aún quedan unas 400 personas que son los que están trabajando para ir levantando las defensas. El agua sigue subiendo y las defensas que se hicieron en el año 2000 pueden no resistir”, señaló.

Más Leídas
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí