Un ejemplo de saltimbanqui político es Javier David: comenzó de la mano de Romero, estuvo en el gobierno de Macri en ciudad de Buenos Aires, se fue con Urtubey, luego se hizo kirchnerista, donde, para no perder la costumbre, se abrió del bloque en Diputados y ahora, sin balance previo, vuelve a ser un profeso defensor de la formula Fernandez-Fernandez. Pese a ganar solo una elección siempre se supo acomodar.

Javier David comenzó el año diciendo que iba a ser candidato a gobernador. Dijo, a su vez, que construiría una propuesta superadora a la polarización entre el macrismo y el kirchnerismo. Pero, a medida que pasaban los meses y el panorama político se iba modificando, David, siempre receptivo de la volatilidad, fue cambiando sus pasos: hoy, dice que “va a poner la cara por Fernández-Fernández en Salta”, y, por lo menos hasta el momento, todavía dice que quiere ser candidato al ejecutivo provincial, aunque no son pocos los que descartan que le dé paso a la pre-candidatura del Oso Leavy y él acompañe desde otro lugar.

De un lado a otro

Javier David fue al colegio Belgrano y se recibió de abogado en la universidad Católica. Está casado con Mariana Inés Catalano, docente en la UCaSal, secretaria de la Cámara Federal de Apelaciones, y una mujer que participa de convites junto al juez Ricardo Lorenzetti, con quien escribió un libro.

Durante la gestión de Juan Carlos Romero desempeñó importantes puestos: fue secretario de la Función Pública, Secretario General de la Gobernación y Ministro de Hacienda y Obras Públicas.

En las elecciones provinciales de 2007 integró la fórmula del Frente Justicialista Para la Victoria como candidato a Vicegobernador, acompañando a Walter Wayar.​ La elección fue ganada por  Urtubey y tras la derrota David se fue  entre 2008 y 2009 a Buenos Aires como Jefe de Gabinete del Ministerio de Economía de la gestión macrista.

En 2009, junto a otros dirigentes, como Raul Romeo Medina, que actualmente lo acompaña o Irene Soler, hoy en la gestión de Saenz, crea el Frente Salteño. En ese año es elegido Diputado Provincial, cargo en el que es re-elegido en 2013.

En 2015 acuerda integrar el Frente Para la Victoria, apoyando la re-elección de Juan Manuel Urtubey como Gobernador, a quien acompaña como candidato a Intendente por la Ciudad de Salta. En el mismo año, pero en elecciones nacionales encabeza la lista a Diputados Nacionales del Frente Para la Victoria.

Aunque esa, no fue la única oportunidad en que se lo vió cambiar de espacio político. En el año 2016, bien asumió como diputado nacional, rompió el bloque del Frente Para la Victoria, conformando uno nuevo el “Bloque Justicialista”. Por aquél tiempo, se justificó diciendo que “el gobierno de Cristina Kirchner tuvo un montón de cosas positivas que hay que valorar, ratificar y defender, pero también se han cometido errores que hay que corregir, y esto es lo que nos ha unido a los diputados que conformamos el nuevo bloque”.

Para David, los últimos 24 años en Salta fueron parte de un “mismo proceso”, y, por lo tanto, pese a que él fue parte de esos gobiernos, él sería la figura necesaria para dar un salto como provincia: “Fueron 24 años de gobierno de dos personas que provenía de un mismo sector pero que tuvieron sus claras diferencias en cuanto estilo de gobierno y en cuanto a gestión pública. Juan Carlos Romero se abocó a ordenar una provincia, Urtubey se concentró en lo social y en el interior provincial. Yo aspiro a ser un gobernador que pueda desplegar el potencial de la provincia para dar un salto cualitativo a fin de que podamos desarrollarla”, dice mostrándose como un político autónomo, aunque todos saben que es un hombre obediente al que tiene más poder.

En un contexto marcado por la volatilidad política, Javier David, el eterno perdedor, todavía está viendo de qué lado calienta el sol.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here