7.5 C
Salta
viernes, mayo 24, 2024

Mimmesi: el gestor del hambre en Salta bajo la lupa

Pese a los desaguisados que explotan tardíamente tras su paso por la intendencia en Tartagal, el Grand Bourg hace lo imposible para mirar hacia otro lado. Sin embargo, la crisis social se acelera y los continuos malabares ya no alcanzan para disimular la carcasa inútil del organismo encargado de sostener una brasa caliente. Las dudas sobre la efectividad del asistencialismo del “gato” se acrecientan en plena tormenta impiadosa de recortes.

A Mimmesi le sonríe la vida personal hace varios años. Gracias a su participación política goza de una abultada cuenta bancaria hace tiempo ya. Luego de conseguir- gracias a la militancia de su padre- el cargo de edil tartagalense durante 2013-2017, continuó su carrera política alcanzando una banca como diputado provincial por el departamento San Martín, que le duró entre el 2017 y el 2019.

Con ese envión y su acercamiento al saencismo, consiguió la intendencia en 2019. Aunque contó con todo el aparato municipal y provincial a su disposición, el clamor de la derrota lo sintió estrepitosamente, al perder la reelección el año pasado. Gustavo Sáenz, sin embargo, decidió que Mario Mimessi, lo acompañe en su segundo mandato como ministro de Desarrollo Social.

Las desdichas, sin embargo, no llegan por el lado de sus ingresos, por cierto, para nada modestos, sino que explotan desde los lugares más recónditos del extenso territorio provincial, donde todos los días los problemas se acrecientan. El correlato de la crisis nacional profundizado por su política sin rumbo, se manifiestan día a día en la apabullante cartera, que requiere mucho más que voluntarismo y difusión en redes sociales.

Los conmovedores dilemas que enfrentan los más desprotegidos de Salta se encuentran, en última instancia, bajo su responsabilidad.  Y no son cuestiones menores ni triviales: ayuda alimentaria a organizaciones sociales y comunidades indígenas, atención sanitaria y un problema gigante como el agua son parte de las urgencias que debe atender en el departamento San Martín, Orán y Rivadavia, los cuales siguen en una eterna emergencia sociosanitaria.

Tras la costosa ficción pergeñada por el impune Carlos Abeleira, y sin haber reseteado por completo al personal político cómplice de tamaña pantalla que absorbió 54 millones de dólares, es lógico que no sea fácil timonear un área saqueada durante la era U. Cotidianamente, propios y extraños advierten falencias, pero se hacen todos los esfuerzos necesarios para soslayar algunos problemas serios de verdad, que apenas son parchados en medio de los incendios cotidianos. Es por esto que solo alguien adicto a la tensión permanente puede ocupar tal instancia superior de responsabilidad.

“Con Petovello prácticamente no tiene diálogo, la vio una sola vez, pero no influye nada sobre lo que pasa en el norte”, contó una fuente off the record. El comentario da cuenta de las complicaciones mayúsculas que atraviesa el sector dependiente de una figura al mando de una cartera XL, a nivel nacional, con Educación, Salud, Trabajo y Desarrollo Social. Con evidente menosprecio arrancó anunciando, muy suelta de cuerpo, la baja del Potenciar Trabajo y el congelamiento del presupuesto del área pese a la brutal inflación.

De esta manera, los servicios sociales que nunca alcanzaron y la crisis que se profundizó estremecen a cualquier mortal que sea conciente del inmenso problema que tiene por delante.

La herencia en Tartagal

Franco Hernández Berni al ingresar en el municipio de Tartagal encontró un caos administrativo tras cuatro años de mandato de Mimessi. Obras inconclusas, equipos dañados, suministros desaparecidos y una desaparición total de archivos entre 2019 y 2021 han sido algunas de las irregularidades descubiertas.

Vale recordar que, en la apertura de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante, Hernández Berni calificó el estado financiero y patrimonial del municipio como “desastroso”. Y consider un despilfarro desmedido de los recursos públicos, dejando cuentas bloqueadas y sanciones del banco central por cheques sin fondo.

Describió una municipalidad en quiebra, con empleados desprovistos de herramientas y equipos, oficinas en mal estado y una falta total de planificación. La ausencia de registros entre 2019 y 2021 ha sido especialmente alarmante, llevando a Hernández Berni a anunciar acciones legales para investigar el daño patrimonial y la posible negligencia de la administración anterior.

El mismo Mimessi, en sus redes sociales mintió al decir que el Informe de Transición como intendente de Tartagal 2019-2023 fue aprobado

Ante ello, desde la Auditoría General de la Provincia remarcaron que su función no se relaciona a aprobar o desaprobar una gestión, comprobar delitos o juzgar funcionarios. En cuanto al informe aprobado, detallaron que se trata de un relevamiento únicamente sobre cómo se llevó adelante la transicion de mando en el municipio de Tartagal.

El (no) futuro

Es sabido que la limosna de Casa Rosada no se puede cambiar y la pobreza parece una condena natural. Aunque eso no exime de culpas a Mimmesi, lo cierto es que poco y nada puede hacer, tal como lo está demostrando.

A su favor tiene la posibilidad de explicar las dificultades normativas del cargo que ostenta, pero no puede de ninguna manera desprenderse de la suprema responsabilidad que asumió, la cual solo puede ser absorvido por una persona con gran formación y sobre todo conciente de que su deber es poner el foco en la vida y la familia.

En la práctica nada de esto está resuelto sino más bien apenas hay una puesta en escena de gestión. En el breve lapso que lleva como ministro ya salió a desmentir muertes por desnutrición, pero no logró explicar al menos 7 decesos en la mencionda zona de riesgo que tiene a cargo. Tambien fue denunciado por empleados de la cartera que incluso se llegaron a encadenar. Adentro las cosas no andan bien. En tanto, afuera todo sigue atado con alambres.

Por Susana Del Frari

Más Leídas
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí