Salta participa con solo el 2 por ciento de la producción argentina de vinos mientras que en materia de exportaciones la participación de la provincia asciende a un 9 por ciento.

“El Programa de Posicionamiento de Vino de Altura Salteño nació luego de una mesa de trabajo entre funcionarios del Gobierno de la provincia con Bodegas de Salta que nos plantearon la necesidad de realizar en Salta los mismos eventos de promoción de los vinos de altura que veníamos haciendo en grandes ciudades de la Argentina como Buenos Aires, Córdoba y Rosario”, explicó el subsecretario de Comercio de la Provincia, Luis García Bes.

A partir de ese comentario surgió la idea de realizar un relevamiento para ver cuál era el porcentaje de vino salteño que se consumía en la provincia, el cual se realizó en el mismo 2011 con un resultado contundente: el 70% de los vinos que se consumían en Salta eran de afuera. “Eso nos llevó a trabajar en un esquema de posicionamiento del vino para el salteño; el cual incluía capacitaciones a vinotecas, mozos, dueños de restaurantes y todo aquel que tenga contacto con el vino”, indicó García Bes y detalló que “ese trabajo estuvo acompañado de una fuerte campaña de marketing en distintos lugares de concurrencia masiva”.

El subsecretario de Comercio señaló que “un año después repetimos el relevamiento en los mismos lugares; el resultado fue que el consumo de vinos salteños en la provincia había pasado del 30 al 34 por ciento del total. Para nosotros fue un muy buen dato tomando en cuenta el poco tiempo que llevábamos de trabajo”.

En 2013, en tanto, se logró un importante salto al alcanzar el 51% del consumo. “Se fue perfeccionando el esquema a partir de estar atentos, en cada evento, a lo que nos aportaban tanto el público como las bodegas; y entre todos fuimos puliendo el programa”, dijo.

Un año después, el consumo de vinos salteños en Salta dio otro salto y se ubicó en el 58%, casi el doble que apenas tres años antes.

“Hoy se llegó a un punto donde las últimas mediciones nos indican que el 66% de los vinos consumidos en la provincia son de Salta”, detalló García Bes y anticipó que “este año vamos a repetir el relevamiento y estamos confiados en que el número seguirá mejorando”.

El funcionario trazó las diferencias entre el vino de la región de Cuyo y el salteño: “Si bien Mendoza y San Juan hacen vinos de calidad, el fuerte de ellos es la cantidad que producen; nosotros en cambio nos caracterizamos por la calidad de nuestro producto”.

Un vino, para ser considerado de altura debe ser producido a más de 1.200 metros sobre el nivel del mar. En Mendoza la bodega más alta está a casi 1.300 metros; Salta en cambio tiene sus bodegas más bajas en Cafayate a 1.650 metros y, los viñedos más altos a 2.600 metros sobre el nivel del mar, con uno a 3.100 metros, que es el más alto del mundo.

Fuente: El Tribuno

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here