17.5 C
Salta
domingo, febrero 25, 2024

Salta, atravesada por las obras inconclusas y sin autorización

La municipalidad ha logrado cambiar el paisaje de algunas partes de la ciudad. Eso queda de manifiesto notablemente en la plaza ubicada en la parte de atrás de la Legislatura donde pasó de ser un lugar verde, con arboles, a un lugar gris y con polvo.

Lo que está pasando alrededor del palacio legislativo ya es un escándalo. La COPAUPS, órgano de aplicación de la Ley de Patrimonio Arquitectónico, reiteró que no autorizó que se realicen obras.

Ocurre que la plaza que está sobre calle Zuviría, entre Leguizamón y Rivadavia, hay árboles de más de 100 años que ya eran adultos en la década de 1920. Un alcornoque y un árbol de papel. Un palo borracho y palmeras plantadas hace más de 100 años y jacarandáes. Es por esto que el espacio verde está incluida en la categoría de “protección arquitectónica”.

“En este contexto es inherente el Palacio Legislativo, de su entorno inmediato, su plaza posterior, ya que es la que le da marco paisajístico y ambiental al edificio, situación por la cual el conjunto adquiere tal implantación en el sector”, dijo la Comisión de Preservación.

Ahora, desde Obras Públicas se salió a aclarar la situación, ya que se está acusando al organismo de nada menos que atentar contra el patrimonio arquitectónico de la Ciudad, y en especial, contra los especímenes de árboles que, como ya se señaló, tienen más un siglo siendo parte del paisaje.

En ese sentido, Francisco Agolio señaló que las obras cuentan con todas las autorizaciones pertinentes y se mostró sorprendido ante la interpelación de la COPAUPS y de Diputados.

Minimizó el hecho de que se hayan sacado algunos árboles, alegando que estaban en mal estado, aunque la COPAUPS no puedo constatarlo a tiempo. Es decir, que admite que no estaban hechas todas las consideraciones al respecto que dieran el “ok” para iniciar las obras.

Por último, Agolio dijo que el estado de la plaza era paupérrimo, por lo que no entienden porqué salen recién ahora “los que nunca se ocuparon antes”.

Corredor de la Fe

Este escándalo no sólo toca de cerca a la Plaza de la Legislatura, sino también al Corredor de la Fe, ya que tampoco, afirmó la Comisión de Control, estaban los planos y autorizaciones correspondientes para comenzar con las obras. La municipalidad habría iniciado, como mínimo, entonces, dos grandes obras sin el permiso necesario.

Cabe recordar, que el  Corredor de la Fe ha sido una de las obras que más críticas ha recibido, porque a pocos días de comenzadas sufrieron hundimientos en reiteradas ocasiones, llegando al punto de que a casi cuatro meses de iniciadas, todavía no se hayan podido adoquinar lo que no llegan a ser cinco cuadras.

Quien se refirió al tema fue arquitecto Gustavo Giachero, el presente de la COPAUPS. Dijo que si bien hubo una presentación por parte de Obras Públicas municipal, no se les había dado el visto bueno total, puesto que había algunas irregularidades, sobre todo en lo que respectaba a los vecinos y el impacto que podían tener las obras sobre sus domicilios.

El método escandaloso que se utiliza para controlar, según el mismo Giachero, es el de la comunicación vía Whatsapp, donde se “envían fotos y se va ajustando sobre la marcha”.

La ciudad de Salta, mientras tanto, sigue presa de las eternas obras públicas, que hace prácticamente imposible poder circular por zonas céntricas y macrocentricas. Las empresas que ganan las licitaciones, al parecer, no tienen ningún tipo de control por  parte del Estado contratante; lo que no causa estupor si se tiene en cuenta que hasta el mismo gobierno actúa sin las autorizaciones correspondientes.

En el medio, los salteños que sufren alteraciones en su recorrido de colectivos, que no pueden circular por las veredas, y, por sobre todo, pagan obras a empresas que hacen, lisa y llanamente, lo que desean y en el tiempo que ellos proponen.

Más Leídas
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí