En dialogo con Opinorte, el historiador Leonardo Juárez abrió sospechas sobre el uso de las hectáreas productivas ubicadas en el departamento de Anta. Señaló que existe una falta de control de los organismos estatales sobre lo declarado. También advirtió sobre la utilización de las tierras como garantía para acceder a créditos internacionales.

Leonardo Juárez, para empezar, comentó que “el caso de Salta Forestal, tiene tres momentos. En un primer momento, la soja llegó a estar entre 600 y 700 dólares la tonelada, durante el gobierno de Néstor Kirchner, en donde era un negocio producir soja, pese al precio del flete, porque hay una distancia considerable entre Las Lajitas y el puerto de Rosario, era más caro que el flete de la hidrovía  a China. Pero en ese momento, con ese precio, era rentable. Hoy, está a menos de 300 dólares, por lo que no es rentable acá. Entonces, en ese momento se producía soja, en un volumen de 200 mil hectáreas que le dan a  Eco Desarrollo. Ese fue el primer momento, producía y era rentable”.

Después, señaló que “en el mismo momento, se comienza a ver otra mecánica: se produce soja y se lava dinero. ¿Cómo es el funcionamiento del lavado? Como acá no hay trenes, no se puede decir “Yo cargo” y algún organismo estatal puede controlar si es verdad. No hay una factura de salida, porque se saca en camiones, entonces qué dice el productor, que en este caso es Olmedo: “yo saco tantas toneladas”, y la AFIP piensa que sí, porque tiene las hectáreas para hacerlo”.

El profesor Leonardo Juarez desde hace años viene denunciando el caso Salta Forestal

Y agregó: “Esto, en realidad, se lo compran a los valijeros. Iban con la plata en las valijas, y le compraban a los pequeños productores. ¿Cómo compraban? Supongamos que salían 100 dólares la tonelada, entonces de impuestos solo pagabas el 13% y lavabas el 87% de esa plata, que podía haber venido de la droga, de la política o lo que sea.  Vos tenés plata en negro, de donde sea, y la querés blanquear. Yo le compro a un productor pequeño, de dos mil hectáreas, tantas toneladas de soja. El productor tiene que pagar un 13% de impuestos. Pero vienen estos tipos y le dicen “Yo te pago los 100 a vos”, en todo caso vos después justifica con alguna factura de proveedores o lo que sea”.

El dirigente del Partido Comunista dijo que “la AFIP, por lo tanto, no se fijaba si efectivamente se producía soja, porque supone que como tienen las tierras, y no hay un control de salida, miles de millones de mangos se lavaron”.

“Durante 20 años no pusieron un mango o subarrendaban las tierras, no pagaban nada, producían, era negocio por el precio de la soja, lavaron guita con este mecanismo, declarando que era producto de la producción de la soja”, sostuvo.

Cabe señalar que las empresas Anta del Plata S.A,(firma  constituida por las empresas Paramérica SA, del tucumano de Carlos Alberto Ruiz, y Agsof S.A. de Miguel Francisco Medina) y  Cresud S.A. son las beneficiarias actualmente. La maniobra de Los Olmedo para despistar y no quedar pegados con el negocio fue poner prestanombres,  precisamente, los sobrinos Kevin y Jessica Elliot, quienes luego se desprenden pasándole la explotación a Anta del Plata.

Como quedó dicho, la otra parte se encuentra en manos del gigante Cresud. La firma tiene una estructura accionaria variada, pero su mayoría está en manos de Eduardo S. Elsztain. Esta empresa es, a su vez, la dueña del 37,4% de IRSA, una firma más conocida en Buenos Aires, porque controla casi todos los grandes centros comerciales porteños, como el Alto Palermo, el DOT, el Patio Bulrrich o el Buenos Aires Design al igual que el ALTO NOA.

Para concluir la conversación con nuestro sitio web, el estudioso destacó: “la utilizan como un elemento garantía de  préstamos internacionales de Nueva York. Si vos entrás a las página de CRESUD, pone como garantía de los préstamos internacionales las tierras de Salta Forestal, que no las nombran así, sino como Eco Desarrollo, pero son esas tierras”.

“Hay tres etapas: una en la que ellos subcontratan, porque ellos vendieron de que eso iba a ser productivo, se funden muchos productores que subarrendaron las tierras, y no les funcionó el negocio, en la segunda etapa lavaron guita y en la tercera, las utilizan como garantía de préstamos internacionales”, finalizó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here