11.4 C
Salta
viernes, junio 21, 2024

Salta pide justicia por el lesbicidio en Barracas, pese al silencio oficial

A 34 años de la declaración de la OMS que retira a la orientación sexual disidente del listado de trastornos mentales, un nuevo crimen de odio y la falta de pronunciamientos por parte de los gobiernos nacional, provincial y municipal ponen en jaque acuerdos clave para alcanzar una sociedad menos injusta y desigual.

Desde 2004, y con el objetivo de visibilizar, promover y reclamar por los derechos humanos del colectivo LGTBIQ+ a nivel internacional, cada 17 de mayo se conmemora el Día Internacional contra la Discriminación por Orientación Sexual e Identidad de Género. La fecha fue definida precisamente 14 años después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara en 1990 que la “orientación sexual por sí misma no debe ser vista como un trastorno”.

Pese a ello, más de 30 años después, un ataque lesbodiante contra cuatro mujeres, un crimen de odio, el lesbicidio de tres mujeres- según define la RAE al asesinato de una mujer lesbiana por su orientación sexual-, vuelve a colocar al país en el centro de las miradas, mientras la sociedad permanece impávida.

“Sofía es la única sobreviviente de esta masacre”, lamentó Inu Veleizan, integrante de la Asamblea Lesbotransfeminista de Salta y de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. “Vivían en una casa de alquiler, un inquilinato, y ese odio de la persona que perpetró este atentado, que luego intentó suicidarse y demás, lo había manifestado expresamente. Había planeado esta situación- agregó en alusión a Justo Fernando Barrientos-. Lo que sabemos por ahora es que ellas eran hostigadas y violentadas no tan solo por él, sino por varios integrantes de ese lugar donde vivían”.

El domingo 5 de mayo, a las 23.30, Barrientos arrojó una bomba casera prendiendo fuego a cuatro mujeres- Pamela Cobbas, Roxana Figueroa, Andrea Amarante y Sofía Castro Riglos-, quienes compartían una habitación en un hotel familiar del barrio porteño de Barracas. Como consecuencia, Cobbas, Figueroa y Amarante- sobreviviente de la tragedia de Cromañón que nunca recibió la reparación económica correspondiente- fallecieron, mientras que Castro Rojas- que debió forcejear con el agresor cuando intentó arrojarla sobre las llamas- sobrevivió con graves quemaduras en su rostro y manos.

Frente a este barbárico acto, más de 25 organizaciones feministas de Salta realizan un llamado a la comunidad para pronunciarse contra la violencia. “Este gobierno nacional la está impulsando con sus discursos, porque hay un discurso violento. Entonces nos paramos ante todo esto, ante este hecho aberrante”, expresó Veleizan, haciendo hincapié también en la violencia que significa la falta de acceso a una vivienda digna, de acceso a la educación. “Hay todo un contexto de abandono del Estado. Por eso decimos que el Estado es responsable”, aseveró.

Este viernes, desde las 18 horas, en Plazoleta IV Siglos, convocan a una manifestación en pedido de justicia. No sin señalar que Salta es también escenario de estos hechos lamentables. “Hemos recibido a compañeras que no se han animado a denunciar por miedo, porque el mismo agresor vive en los barrios donde viven ellas. En Orán hay un caso también de lesbicidio que fue hace más de 10 o 15 años. El primer matrimonio igualitario de dos compañeras lesbianas, su casa fue incendiada, las compañeras tuvieron que cambiar de barrio”, recordó con pesar. 

Así las cosas, la impavidez de la sociedad argentina se refleja tanto en la escasa presencia que este hecho tuvo y tiene en la agenda de los medios hegemónicos, como en la ausencia de declaraciones de repudio por parte de las autoridades y la dirigencia, nacional, provincial y local. Si desde Nación, el vocero Manuel Adorni minimizó el crimen de odio, en consonancia con las declaraciones de dirigentes y funcionarios de La Libertad Avanza, en Salta ni Gustavo Sáenz ni Emiliano Durand se han expresado ni han sentado postura sobre un episodio que debe llamarnos a la reflexión, que debe empujarnos a preguntarnos cuál es esa Argentina que nos dicen querer reconstruir. (MH)

TE PUEDE INTERESAR

La obsecuencia recargada como única brújula | Cartuccia cargó contra Socorro

Más Leídas
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí