La venta de libros por un bono de cien pesos a principios de mes abrió la pregunta sobre el porqué de dicha actividad. La razón fue económica. ¿El gobierno provincial tiene interés por la cultura, y en particular por los libros, de los salteños?

A principios del mes de julio, la Biblioteca Provincial anunció una actividad poco común: por solo cien pesos se podía acceder a un libro. La iniciativa, en apariencia, fue positiva, aunque generó el malestar de la cultura salteña, quienes cuestionaron el hecho.

Las voces que cuestionaron el evento, esgrimieron el argumento surgido del hecho de respetar que un organismo del Estado no puede comercializar su patrimonio. A su vez dijeron que lo más lógico hubiese sido donar esos libros a bibliotecas populares o barriales, y que no se terminaban de entender los criterios bajo los cuales un libro puede ser considerado como “innecesario” para la Biblioteca Provincial.

La directora de la Biblioteca Provincial, Paula Bertini tuvo que dar explicaciones. Según publicó Nuevo Diario, la responsable general de los libros dijo que “la Biblioteca tiene un deposito, según un cálculo mío así al boleo de alrededor de 40 mil libros. Son libros que desde que entré a trabajar en el año 2009, cuando llegué ya ese depósito ya existían. No se sacó ningún libro con número de inventario, ni catalogados como bienes patrimoniales”. A su vez, aclaró que los fondos recaudados en aquella jornada fueron para la Secretaría de Cultura.

Esto, abrió una discusión más de fondo. Por un lado, alertó sobre la necesidad de que un organismo del Estado provincial tenga que salir a buscar sus propios fondos vendiendo libros, pero por el otro, abrió un interrogante aún mayor sobre qué tipo de fomento hay a la cultura por parte del gobierno provincial.

Si la Coordinación de Bibliotecas provinciales es un organismo que se encuentra acéfalo desde el año 2016 y si es necesario vender libros para financiar la actividad cultural oficial de la provincia, por lo menos es anormal tal situación.

Si a eso le sumamos que hay una clara inclinación del gobierno provincial hacia el turismo, es posible advertir qué le importa a Juan Manuel, quien tiene un libro, por cierto con poca dedicación y chata escritura, y que ni siquiera lo rematan por 100 pesos en las actividades oficiales. Será porque lejos está de enorgullecerse del valor de lo escrito?

Por Alejandro Bustos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here