18.7 C
Salta
viernes, febrero 23, 2024

Esta semana se estrena «Zama» lo último de Lucrecia Martel

El cuarto largometraje de la cineasta salteña llega el jueves a las salas de todos los cines del país.

 

Luego de nueve años sin ningún film producido y del proyecto frustrado de “El eternauta”, la cineasta salteña Lucrecia Martel se prepara para la exhibición de su última película: «Zama». La película es una adaptación del libro de Antonio Di Benedetto.

“Zama nos abre la posibilidad de pensar sobre la insatisfacción, lo que significa el fracaso. Sobre el tiempo y el misterio de la existencia” manifestó la cineasta en una entrevista a La Nación. “Poder identificarse con alguien que no es bueno y, no obstante, merece vivir. Eso puede generar la cualidad de perdonarse un poco el fracaso” agregó.

A diferencias de los últimos largometrajes de Martel: La Ciénaga (2001), La niña santa (2004) y La mujer sin cabeza (2008); en Zama el protagonista es un hombre. “Muchas conversaciones sobre la película empezaron así. Pero yo no siento eso. La experiencia de Zama se vuelve más femenina hacia el final”, sentenció.

La producción de la película fue de unos largos seis años desde el 2011. La tardanza es muy similar a la que vive el personaje principal a la espera de ser trasladado a otro lugar lejos del actual. “La experiencia de Zama la conocemos todos, distinta de esa supuesta locura del amor en la que todo sale bien. Es más fácil que te pase lo de Zama que lo de Loco por Mary” dijo Martel ante la pregunta de la larga producción.

También podés leer: Lucrecia Martel, por qué el fracaso del proyecto de «El Eternauta» la llevó a «Zama»

La película ya se exhibió en los festivales más importantes de Venecia y Toronto en el que cosechó críticas muy positivas. El próximo punto en el mapa será Nueva York y Londres el próximo mes.

El film cuenta con la actuación del mexicano Daniel Giménez Cacho, junto con la española Lola Dueñas, el brasileño Matheus Nachtergaele. Entre los argentinos están Juan Minujín, Rafael Spregelburd y Daniel Veronese.

El sonido como pieza clave

Lo característico de las producciones de Lucrecia Martel es el tratamiento especial del sonido. Esta tarea estuvo a cargo de Guido Berenblum desde el principio. Según Martel “Tiene un metrónomo en el hipotálamo. Detecta ritmos y sonidos donde los demás escuchamos un ruido espantoso”

“Queríamos que el sonido fuera subjetivo y muy ajustado a la región del Chaco” dijo la cineasta en una entrevista a La Voz del Interior.

Entre las anécdotas recuerda que: “Guido juntó una colección de pájaros de la región que encontró en distintas páginas de ornitólogos, además de chicharras y otros bichos. Emanuel Crozet, el mezclador de sonido francés de La ciénaga y La mujer sin cabeza, nos propuso hacer una mezcla menos medida, más ruidosa, casi desprolija. Con Guido nos miramos raro, porque las bandas estaban muy organizadas para un tipo de mezcla, pero enseguida comprendimos el hallazgo que era esa idea para Zama”

El largo camino de la adaptación

Si bien la producción arrancó en 2011 lo que llevo más tiempo fue la adaptar la novela al lenguaje ciniematografico para alcanzar una pieza audiovisual que llevara la impronta de Marte en sus fotogramas.

“Las inclemencias del mercado han sido, en mi caso, un buen sustituto del rigor en la escritura. La falta de modestia de las primeras versiones de mis guiones siempre ha pasado por esa guillotina” dijo la salteña.

Por eso parte del guion estuvo a cargo de Fabiana Tiscornia que trabajo con Lucrecia Martel desde siempre. “Fue la mirada a la que confié los ajustes de guion, porque tiene la capacidad de ver el carozo de las cosas” expresó.

 

 

Fuente: La Gaceta 

Más Leídas
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí