Trascendió un nuevo chispazo en Consenso Federal. El gobernador salteño, y candidato a vicepresidente le habría reclamado a Roberto Lavagna que él estaría aportando más dinero. 

Presentarse en elecciones requiere de una gran inversión económica. Hay que “poner mucha plata”, dicen los que saben de triunfos electorales. Quién pone más, en efecto, es uno de los puntos de fricción en los distintos frentes.

La semana pasada, un panelista del programa Lanata Sin Filtro comentó una pelea que él mismo presenció entre Juan Manuel Urtubey y Roberto Lavagna.

La discusión de campaña levantó temperatura, según contó, cuando Urtubey le reclamó a Lavagna, delante del gobernador de Santa Fe. “Yo me rompo el lomo, bajo pauta de la provincia, hago siete móviles por día, y usted no acepta entrevistas después de las siete de la tarde, y esta semana fue a dos programas que entre los dos no suman un punto de rating”, relató en el aire de Radio Mitre.

Además, agregó: “Urtubey le propuso a Lavagna que traigan móviles a las puertas de su casa, por una determinada cantidad de horas, para que atienda a todos los móviles nacionales. Una solución razonable que Lavagna rechaza por el presupuesto que eso significaría: un millón de pesos, veinte mil dólares. Urtubey se levantó enojado y se fue”.

La anécdota deja de manifiesto algo para nada nuevo en nuestro sitio web: el gobernador viene costeando gran parte de su campaña metiéndole la mano en el bolsillo a todos los contribuyentes salteños.

Sin haber preguntado a nadie, con plata del pobre ciudadano de una provincia del tercer mundo, el hombre hace política. Y al parecer con más fuerza -y más inversión- que Lavagna.

 

Por Alejandro Bustos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here