8.7 C
Salta
lunes, julio 22, 2024

Gusanos, arañas y moscas: lo que trae la basura en barrio Pereyra Rozas

Los vecinos siguen pidiendo que pase el camión recolector de residuos mientras acumulan basura en sus casas porque

se llenan los contenedores. Se hacen escuchar con “twitazos”.

Moscas, arañas, gusanos y hasta ratas conviven a diario con los vecinos del barrio Pereyra Rozas, en la zona norte de la ciudad. A tan solo unos pocos meses de que les adjudicaran los terrenos, los problemas parecen no terminar para ellos.

“Cuando llegamos no había servicio de recolección, dejábamos la basura en la escuela o un cesto que se encuentra cerca pero que no es nuestro y además es pequeño” expresa Esteban Lopresti, cuya familia es la segunda que se mudó al barrio.

Desde el 1° de Junio que viven en el lugar, en donde hay 575 lotes y ya habitan más de 50 familias.

Uno de los problemas más grandes que atraviesan los vecinos es la falta de recolección de la basura.

“Al principio nos decían que el barrio era intransitable para los camiones recolectores, pero ahora ya están todas las calles adoquinadas”, cuenta a LA GACETA, María Elena Gayford, vecina del barrio.

El pedido de la recolección de la basura fue uno de las primeras solicitudes de los habitantes del barrio, por una cuestión de salud y de higiene.

Pero la respuesta obtenida no fue la que esperaban.

Según comentan ellos desde la Municipalidad de Salta les dijeron que no podían enviarles un camión y por eso les colocaron tres contenedores con la promesa de que los cambiarían al menos dos veces por semana.

Pero esto nunca fue así, según el testimonio de María Elena. “Las primeras dos semana, se llevaban los contenedores y los volvían a traer el lunes, lo cual no estaba del todo mal pero después empezaron a tardar entre diez días y dos semanas para llevárselos”, relata la mujer.

El problema es que a los pocos días los contenedores están llenos y no hay lugar para dejar la basura, por lo que deben acumularla en algún lugar de la casa.

Esteban y María Elena guardaron la basura unos días en el patio y comenzaron a aparecer moscas, arañas y gusanos.

noticia

La situación de Andrea Lodi no es muy diferente. Ella vive al frente de donde se coloca uno de los contenedores, sobre la manzana 608 D. La vecina cuenta que la casa se le llena de moscas y que a veces el olor que emana el contenedor es insoportable. “Es un asco”, dice la mujer.

“Es un basural a cielo abierto”, afirma María Elena y agrega que tiene “miedo por la salud de los chicos”.

Reclamos 2.0

Ante la falta de respuestas a sus reclamos, los vecinos optaron por una particular forma de hacerse escuchar.

No cortan calles ni queman cubiertas, pero se hacen oír a “twitazos”.

Los vecinos afirman que muchas veces mandan whatsapp a la empresa que gestiona los contenedores y ni siquiera les responden, además agregan que la línea 0800 tampoco funciona y que desde la Municipalidad recién actúan después de insistir con los reclamos.

Así es que la metodología usada para expresar sus molestias es el “twitazo”, que consiste en publicar de manera masiva estados de Twitter para hacerlos virales y además “arrobar” a funcionarios y a páginas oficiales de los organismos públicos.

 “Es indignante, queremos una solución”, reclama María Elena.

 

 

Fuente: LA GACETA SALTA

Más Leídas
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí