10.9 C
Salta
jueves, mayo 23, 2024

La débil actividad sísmica de Salta puede estar engendrando un temblor considerable

En lo que va del año se produjeron 64 temblores menos que en igual período de 2016.

 

Frente a la consternación mundial por los terremotos sucedidos en México, en Salta se vive cierta calma por una merma en la actividad sísmica en lo que va del año en relación con el mismo período de 2016.

Del 1 de enero al 20 de septiembre del corriente se produjeron en la provincia 312 movimientos. La mayoría se registró en el llamado Triángulo Sísmico de Los Andes, un área montañosa y escasamente poblada ubicada entre San Antonio de los Cobres, Tolar Grande y la localidad jujeña de Catua, ubicada en el límite con Salta. Precisamente allí se registró el temblor más pronunciado: fue de 4,9º en la escala de Richter, el 12 de julio a 8,30. Sin embargo, el que más se sintió tuvo epicentro en cercanías de Cafayate. Fue de 3,3º, con epicentro a tan solo 13 km de profundidad, por lo que la gente lo percibió también en San Pedro de Colalao, Benjamín Paz y Trancas (Tucumán).

En igual período de 2016, el Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres) registró 376 movimientos, es decir 64 más que este año. El que llegó a ser percibido por la población ocurrió 22 de marzo, a las 10.31. Fue relativamente suave en magnitud, 2,5º, pero el epicentro muy superficial, a 13 km de profundidad y a 23 km al este de la ciudad de Salta. El más pronunciado tuvo lugar en el departamento Los Andes el 22 de agosto y alcanzó los 4,9º.

Un año antes, en 2015, entre el 1 de enero y el 20 de septiembre fueron 390 los temblores que sacudieron a Salta, unos 78 episodios más que en igual período de 2017.

 

Salta, en zona de riesgo

De acuerdo a los especialistas, Salta se encuentra ubicada en una zona de riesgo de ser afectada por movimientos de cierta intensidad. Sin embargo, resaltaron que no hay que tener miedo, porque esto siempre fue será así, pero lo cierto es que hay que estar preparados. Lo que hace falta, según los especialistas, es generar conciencia de que se habita una zona de peligrosidad, por lo que se deben tomar los recaudos necesarios en todos los aspectos.

Respecto a las construcciones, existe una normativa muy completa y específica, pero hay que hacerla cumplir. Debe haber planes de contingencia en hospitales, oficinas y establecimientos educativos.

Consultado al respecto, el geólogo salteño Jorge Torres explicó: “Salta es una de las provincias con mayor peligrosidad sísmica, encontrándose en un grado 3 dentro de una escala que va de 0 a 4. En un escalón superior se encuentran Mendoza y San Juan”.

En cuanto a la disminución de actividad sísmica registrada en los últimos tres años, Torres resaltó: “Es una situación contraproducente, ya que con los movimientos en mayor o menor medida, la tierra libera energía. De no ocurrir, puede esperarse que esas liberaciones ocurran en algún momento con mayor magnitud”.

Torres aclaró que se trata de fenómenos naturales que no se pueden predecir. “Los antecedentes de sismos hacen vislumbrar, como decía el Dr. Viramonte, que un temblor grande pueda ocurrir, pero no se puede predecir cuándo. Esto es algo que puede ocurrir en cientos de años, como el que aconteció por ejemplo en 1973 que rondó los 7,3º”, puntualizó.

Muchos de los temblores que ocurren en territorio salteño, a grandes rasgos, se originan en el marco de acomodamientos de placas y presiones de fallas. Son frecuentes, por ejemplo, en el sistema de Santa Bárbara. La posición de Salta en el flanco de los Andes es de gran dinamismo, ya que la placa tectónica del Pacífico se sumerge debajo de la placa de América del Sur, lo que genera un constante reacomodamiento.

  • “Gran parte de los movimientos que se pueden llegar a sentir se dan por la actividad en la falla, a la que denominamos megatraza o lineamiento Calama-Olacapato-El Toro”, señaló Jorge Torres. 

 

La tragedia de El Galpón

A las 8.33 del 17 de octubre de 2015 muchos vecinos de El Galpón dormían, cuando todo comenzó a temblar y las campanas de la parroquia de El Galpón comenzaron a sonar muy fuerte en forma incesante e inesperada. En pocos segundos un temblor de 5,9º provocó caos y horror en la localidad ubicada en el departamento de Metán. Así lo destacaron las crónicas posteriores a uno de los episodios sísmicos que más afectó a los salteños.

Hubo casas y comercios destruidos, daños en la escuela Magdalena Gemes de Tejada y en la parroquia San Francisco Solano, además de la caída de paredes y muchos agrietamientos de inmuebles.

Los peores momentos se vivieron en una vieja casona ubicada en la avenida Eva Perón 280, frente a la terminal. Lamentablemente allí falleció doña Alberta Flores, una docente de 94 años muy conocida en el pueblo, que se jubiló como directora de la escuela de la Población de Ortega.

El 27 de febrero de 2010 un movimiento de 6,1º (Richter) produjo muerte y destrucción. Al mediodía, un fuerte sacudón hizo temblar la provincia dejando familias sin hogar, dos muertos y varios heridos. Los principales afectados: la gente humilde de la Quebrada del Toro, donde 57 casas quedaron destruidas y otras sufrieron daños estructurales. Durante meses, la gente vivió en carpas hasta que pudieron reconstruir sus viviendas.

El movimiento golpeó fuerte a Campo Quijano, donde unas 250 familias fueron afectadas en la serranía. Como consecuencia del temblor, un niño de 9 años, Mariano Fabián, murió en La Merced al caerle una pared encima. Sus dos hermanitos resultaron heridos.

En finca Los Nogales, de La Silleta, Demecio Borjas (58) perdió la vida al quedar atrapado bajo los escombros de la vivienda en que trabajaba. Días después, el camionero Carlos Medina fue sepultado por un alud en el paraje Virrey Toledo, a unos 4 km de Quijano.

 Cifras cruzadas

El día del terremoto las primeras informaciones llegaron del Servicio de Geología del Gobierno de Estados Unidos que registró un temblor de 6,3º, con epicentro al oeste de La Caldera. Luego, el Inpres precisó que en realidad se trataba de un sismo de magnitud 6,1º, con foco en La Merced. Las réplicas se sucedieron hasta mediados de marzo.

 A tener en cuenta

1980, año clave

Desde esa fecha las construcciones públicas o privadas deben ser sis­morresistentes.

312 temblores

Se registraron en toda la provincia desde el pasa­do 1 de enero hasta ayer, según el Inpres.

 

 

Fuente: Daniel Díaz El Tribuno

Más Leídas
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí