17.5 C
Salta
domingo, febrero 25, 2024

Pickles, el perro que salvó el Mundial de 1966

Se trata de un perro raza collie blanco y negro que encontró la Copa del Mundo que se habían robado a dos meses de la realización de la competencia. Así ocurrieron los hechos.

La Copa del Mundo tiene héroes que quedaron en la historia por una atajada, un gol o, quizás, por una patada bien puesta. Otros no alcanzaron entrar a los libros de la historia por sus hazañas dentro del campo de juego, pero sí por estar en el lugar justo. Ese es el caso de “Pickles”, el perro que “salvó” el Mundial 1966.

El perro era un collie blanco y negro que se ganó las tapas de todas las revistas y diarios de Inglaterra. Su historia comenzó el 20 de marzo 1966. Ese día, un conjunto de guardias que tenía la tarea de cuidar día y noche el trofeo “Jules Rimet” -que se le entregaría al ganador del Mundial- no tuvo un buen día.

Era sábado al mediodía y uno de los agentes salió a almorzar. Dejó sola la Copa y, después de un rato, retornó a su puesto. Cuando volvió, encontró lo peor: la mampara de madera que cubría la escultura estaba destrozada y, por supuesto, la estatuilla había desparecido.

La Copa Jules Rimet no era solo una escultura. Estaba tasada -en 1966- en 30 mil libras esterlinas. Es decir, 39 mil dólares. Una fortuna para ese tiempo. Al día siguiente del robo, la Federación de fútbol de Inglaterra recibió una llamada terminante:

Las alarmas se encendieron y, por supuesto, trataron de hacer lo posible para llegar a un acuerdo. Primero en silencio, pero luego la noticia se conoció y explotó por los medios de comunicación. Los titulares de los diarios eran escandalosos: “Inglaterra perdió la Copa”.

Más Leídas
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí