La familia de una joven llamada Camila denunció que la Policía de Salta hizo perder el embarazo de su hija, tras golpearla en un supuesto allanamiento en barrio Democracia. Derechos Humanos analizará el caso, y presentará una denuncia contra los efectivos policiales.

El caso de Camila, la adolescente de 17 años que perdió a su hijo por una supuesta agresión policial, está investigándose ya en la Fiscalía de Derechos Humanos a cargo de Gustavo Vilar Rey.

En este caso la denunciante es la madre de Camila, quien elevó la queja penal mucho antes del fatal desenlace, cuando su hija se hallaba internada por los supuestos golpes propinados en un incidente que se generó en el barrio Democracia y que es materia de investigación.

En la denuncia realizada en el mes de abril se acusa a personal policial de agredir sin motivos aparentes a la joven Camila, entonces embarazada de cinco meses.

La mamá de la joven asegura que las lesiones recibidas provocaron que días después se malograra el embarazo y se pusiera fin a la gestación de su nieto.

La Fiscalía Penal de Derechos Humanos inició una investigación a partir de la denuncia radicada por una mujer en nombre de su hija de 17 años, donde da cuenta que el 17 de abril de este año la menor fue agredida por personal policial y que tras los golpes recibidos, días después se malogró su embarazo.

El confuso episodio se habría producido mientras el personal policial realizaba un procedimiento en barrio Democracia en procura de una persona vinculada al microtráfico de estupefacientes que intentaba huir.

Es en este marco que la joven, que cursaba el cuarto mes de embarazo, habría resultado lesionada. Fue examinada en la oportunidad por un médico ginecólogo en el hospital Papa Francisco, donde le diagnosticaron que su embarazo seguía su curso normal.

La madre refiere en la denuncia que la menor tenía un embarazo de riesgo y que dos días antes del hecho había estado internada por pérdidas.

Finalmente el día 4 de mayo, tras permanecer internada en el hospital Materno Infantil, le confirmaron que la gestación se había interrumpido.

Desde la Fiscalía se recibió la declaración de la menor damnificada, fue revisada por un médico legal del CIF y se solicitó que se remita su historia clínica y los informes correspondientes al hospital Papa Francisco y al Materno Infantil a fin de ser analizadas.

Relato de la víctima

Camila relató cómo se sucedieron los hechos aquel 17 de abril. La joven asegura que fue golpeada por una patrulla de policías que integraba personal de la Brigada de Investigaciones.

Camila, al igual que sus tías y familiares, aseguró que fue salvajemente agredida por al menos dos efectivos ese día, a las 22. La adolescente y malograda mamá relató que se encontraba junto a su madre despidiendo a familiares que habían participado de un festejo en su vivienda.

Contó que en las afueras estaban sus sobrinos y otros niños jugando cuando un patrullero giró en la esquina a gran velocidad y, debido a la presencia de los chicos, se vio obligado a frenar. La joven dijo que les reclamó airadamente la imprudencia de manejar de esa manera y en solo unos segundos se generó un incidente verbal.

“El reclamo no solo fue mío sino de mis familiares, entre ellos mi madre. Cuando yo les reclamé a los policías ellos me respondieron de la peor manera, tratándome de puta y otras barbaridades hasta que llegaron los golpes, que, asegura, le causaron la muerte a su bebé.

FUENTE: EL TRIBUNO SALTA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here